•  |
  •  |

Cada vez que se abre el mercado de Agentes Libres, una sed de ilusiones infinitas estremece al beisbol y la voracidad salta al tapete.
Financieramente, superestrellas de tiempos recientes como Hank Aaron, cuyo máximo salario en los años 70 fue de 150 mil dólares, se ven empequeñecidos pese a la inmensidad de sus cifras. A veces pienso que este deporte sería más hermoso sin tantas negociaciones, pero no hay manera de evitarlo. Alex Rodríguez detiene un fabuloso contrato en progresión para pedir más, con el espectáculo creciendo en costo para el fanático.

¿Qué equipo tiene tanto dinero para “convencer” al super-estrella dominicano Alberto Pujols, el mejor pelotero imaginable? Él pretende volar por encima de los casi 300 millones asegurados por 10 años al hoy inseguro Rodríguez, producto de una consideración exagerada de los Rangers, continuada con agravantes por los Yanquis.

Pujols, quien se ha despedido de San Luis con un anillo de Serie Mundial; el feroz artillero de los Cerveceros, Prince Fielder, un bateador de casi 40 jonrones y 120 empujadas; y José Reyes, formidable paracorto, Campeón de Bateo con los Mets en este 2011, y capaz de robar 40 bases, son tres “fieras” en la vitrina de las posibilidades, fuera de alcance para muchos equipos, y con pretensiones espectaculares.

En esta época “floreciente”, en que un ganador de 20 juegos consigue 20 millones por temporada, y bateadores del calibre de Pujols y Fielder, pueden vaciar las reservas de un banco, el furor parece haberse detenido un poco para meditar. Vaya, ya era hora. Pero no nos sorprendamos, si de pronto las cajas fuertes estallan y las ofertas entran en zona roja.

El zurdo C. J. Wilson, quien quizás nunca se aproxime a las puertas del Salón de la Fama, ganador de 15 y 16 juegos en sus dos últimas campañas, después de haber debutado en el 2005, es dueño del brazo más buscado en el mercado y su valor podría alcanzar una elevación insospechada.

Beneficiado por esa larga escasez, nuestro Vicente Padilla obtuvo un contrato de tres años por más de 30 millones con los Rangers, convirtiéndose en el atleta pinolero mejor pagado en la lista de todos los tiempos. Una serie de lesiones, le impidieron más adelante seguir proyectándose con fuerza.

Mientras los Reales han firmado a Jonathan Broxton y los Filis intentan retener a Jimmy Rollins, las tres fieras del mercado, Pujols, Fielder y Reyes, permanecen en el escaparate.