•  |
  •  |

Los boxeadores Miguel Cotto y Antonio Margarito subieron ayer a la báscula por última vez antes de su tan esperada pelea de este sábado en el Madison Square Garden en Nueva York.

Ambos púgiles detuvieron la báscula pesando menos de las 153 libras. Una por debajo del límite de la división súper welter, que es 154 libras.

El teatro del Madison Square Garden estuvo lleno a capacidad para presenciar el pesaje que prometía ser electrificante. El primero en subir a la tarima fue Margarito, quien marcó 152.5 libras.

El azteca fue recibido a son de sonoros abucheos y una bulla de los cientos de boricuas que se encontraban en el foro. Luego de certificar su peso, le tocó el turno al boricua.

Cotto marcó 152.2 libras y cuando se subió a la báscula fue recibido con una algarabía enorme de la fanaticada. Al terminar su pesaje, ambos procedieron a tomarse una foto, sin embargo, mantuvieron la distancia y evitaron saludarse.

"Mi ojo no me preocupa, llego en buena condición ya verán en la pelea", dijo el tornado de Tijuana luego del pesaje. “Voy a noquearlo más rápido que en el primer combate. Este es personal y voy a pegarle fuerte para vencerlo”, agrega.

Por su parte Cotto se mostró tranquilo luego del pesaje, aunque también declaró que esta no es una pelea cualquiera, se trata de poner las cosas en su lugar. "Verán a un Miguel Cotto sumamente inteligente. Es cuestión de esperar, ya el trabajo está hecho. Este combate ante Margarito no es uno más, se trata de una cuenta pendiente que tengo con él por tramposo," enfatizó el boricua.

"Los mayores ganadores van a ser los fanáticos que están aquí. Mañana le brindaremos un gran espectáculo", puntualizó Cotto luego de felicitar a Juan Manuel Márquez por su desempeño contra Manny Pacquiao.