•  |
  •  |
  • Redacción deportes / EFE

El Tottenham resistió la presión del Chelsea en el duelo londinense y pudo, incluso, ganar el encuentro en el tramo final de un enfrentamiento con el tercer puesto de la Premier en juego, que sigue en poder del cuadro de Harry Redknapp.

El Chelsea ha perdido de vista la lucha por el liderato. Tras el partido en White Hart Lane queda más distanciado aún del Manchester City -once puntos- y del Manchester United -nueve-.

El duelo tuvo un alto ritmo. Especialmente desde que a los ocho minutos el conjunto de Redknapp se adelantó en el marcador gracias a una internada del galés Gareth Bale aprovechada por el togolés Emmanuel Adebayor.

Desde ese momento, sin embargo, fue el Chelsea el que tomó el mando. Un error defensivo facilitó el empate. Fue tras una acción de Ashley Cole que aprovechó Daniel Sturridge para establecer el empate.

Las ocasiones se multiplicaron para los visitantes desde ese momento. El marfileño Didier Drogba pudo adelantar al Chelsea después de un pase de Jose Bosingwa que remató al palo.

Antes del descanso Oriol Romeu sustituyó al lesionado John Obi Mikel. El Chelsea acentuó su presión en la segunda mitad. Ramírez, por ejemplo, amarró un remate claro de cabeza después de una falta lanzada por Mata.