•  |
  •  |

No, no podía ser cierto. Después de tres períodos, el furioso Heat de Miami, evidentemente sediento de venganza, esforzándose por exhibir sus pretensiones para el 2012, masacraba al flamante último Campeón de la NBA, Mavericks de Dallas por 97-65. Esa ventaja de 32 puntos le permitía a los de Miami, encabezados por Lebron James (37 puntos, 10 rebotes y 6 asistencias) y Dwayne Wade (26 puntos, 8 rebotes y 67 asistencias), acostarse en una hamaca durante el último cuarto, mientras veían a los jefeados por Dirk Nowitzki, deambular en la cancha sin poder ocultarse detrás de la humillación.

Ganó el Heat 105-94, porque al final, tuvo piedad. Un 25 de diciembre no se puede ser tan implacable para hacer tantos estragos, como buscar una victoria por más de 40 puntos, precisamente frente al campeón, el equipo que los liquidó en la última temporada.

Desde el inicio, el Heat estableció claras diferencias. La ventaja de 15 puntos (32-17), mostraba a un equipo encendido, destructivo, y otro desarmado, inutilizado. La diferencia 30-24 en el segundo período, y 35-24 en el tercero, dejó a los Mavericks sepultados (97-65). ¡Diablos!

¿Quién en Dallas quería quedarse a ver el último cuarto? Hay lealtades a muerte, y fueron vistas en las tribunas.

De pronto, el Heat dejó de funcionar y Dallas creció vertiginosamente. Fue aplastante el 29-8 a favor de los Mavericks en el cierre de juego, pero fue como escuchar los quejidos de un muerto. Ganó Miami por 11 puntos ofreciendo una contundente demostración de agresividad sostenida, con sus tres fieras Lebrón, Wade y Bosh, listos para devorar a cualquier rival. Bueno, esa fue la primera impresión.

En otro juego de la jornada inaugural, los Knicks de Nueva York, necesitaron del acierto de tiros libres en los últimos momentos, para imponerse 106-104 a los Celtics de Boston, que después de un lento inicio (23-34), pisaron el acelerador imponiéndose en los dos períodos siguientes(29-28) y (35-17), sólo para hundirse al final (17-27) viendo escaparse la victoria.

Carmelo Antony de los Knicks fue la figura cumbre con 37 puntos, por 31 de Rondo, el líder de los Celtics. Así que arrancó la NBA y las emociones saltan al tapete alterando nuestros sistemas nerviosos.

dplay@ibw.com.ni