•  |
  •  |

Mundo Deportivo
BARCELONA

El FC Barcelona, que gracias a Sandro Rosell ha vuelto a tener muchísima mano en Brasil, empezó a hacer discretos acercamientos a Neymar ya en el último trimestre de 2010 para tenerlo controlado, aunque a quien había que convencer básicamente era a Pep Guardiola, el omnipotente técnico del primer equipo.
Pep ya había oído hablar mucho de Neymar, pero tanto lo bueno como lo malo, e inicialmente era evasivo a ir a por el crack del Santos. Básicamente porque no le motivaba en absoluto arriesgarse a meter en un vestuario sin egos demasiado exacerbados a un chaval con fama de ‘sobrado’ que, además, llegase con ansias de hacerle sombra a Messi, el único crack del equipo con el que el técnico aplica la manga ancha sin complejos. La experiencia con Ibrahimovic había dejado huella y, además, su equipo ya tenía una delantera de lujo con un Villa recién fichado.
A pesar de la reticencia inicial del técnico, desde el club se fue insistiendo discretamente a Pep sobre la ‘opción Neymar’. El Real Madrid también se estaba moviendo y Rosell lo sabía bien por lo que le contaban sus amigos desde Brasil.
Y Guardiola, abierto siempre a escuchar a su amigo Zubi, empezó a ver vídeos de Neymar y a convencerse aún más –ya lo sabía– de que era un crack. Chulito, con cresta, pero un crack.
Se trataba de unos vídeos que el Barça consiguió no sólo grabando partidos de los campeonatos Paulista y Brasileirao y de la Copa Libertadores, sino también enviando a técnicos a hacer grabaciones individualizadas del crack del Santos para realizar un seguimiento más detallado de su juego, sus habilidades y sus fundamentos tácticos. También se siguió a Neymar en directo, concretamente el secretario técnico Albert Valentín, que comprobó toda su calidad en el Suramericano Sub 20 disputado en Perú entre enero y febrero de 2011.
El Barça no sólo hizo un seguimiento técnico y táctico de Neymar antes de dar el paso definitivo para intentar atarlo. Había que constatar si todo lo negativo que se decía de él a nivel personal –que era un malcriado, un déspota de 18 años, un ‘bala perdida’ nacido en una familia desestructurada– se correspondía con la realidad. Y lo que encontró el club azulgrana fue algo bien distinto: un chaval joven con las ganas de divertirse propias de la edad pero centradísimo en el fútbol y que forma parte de una familia acomodada y habituada al deporte de elite, ya que el padre había sido futbolista profesional.
Así que los viajes del director del Barça, sirvieron para acabar de convencer al futbolista de que, pese a los fajos de billetes que le ofrecía el Real Madrid, lo mejor era apostar por el Barça de Guardiola, de Messi, de Iniesta, de Xavi, de Pedro, de Piqué, de Puyol... y de su gran amigo Dani Alves, una pieza clave en todo este rompecabezas. De ahí que Neymar, incluso cuando más se le vinculaba al Real Madrid, no ha parado de hablar maravillas del FC Barcelona y especialmente de Leo Messi.

Santos desmiente contratación
Sin embargo, Luis Álvaro de Oliveira Ribeiro, Presidente del Santos, ha salido al paso de las informaciones que vestían a Neymar de azulgrana en el verano de 2014. En declaraciones a ‘Rádio Bandeirantes’, Ribeiro tira de sarcasmo para negar que haya ningún tipo de acerudo con el Barcelona.
“Los catalanes son muy creativos. No es para menos. De ahí salieron grandes artistas como Gaudí, Miró o Salvador Dalí. El problema es que entre la imaginación y la realidad hay un océano”, dijo.
Al ser cuestionado por una posible cláusula para mantener en secreto toda la operación. “El tema es tan secreto que hasta yo lo desconozco. Sólo que tendrían que haber falsificado mi firma”, afirmó.