•  |
  •  |

El País, España

Los Lakers reaccionaron y esquivaron la tercera derrota consecutiva  en lo que hubiera sido su peor inicio de temporada desde 1978. Arrollaron con solvencia a Utah Jazz por 96-71 y frenaron el alud de críticas que se les venía encima tras los dos tropiezos con los que empezaron frente a Chicago y Sacramento. Pau Gasol, a pesar de los problemas que sufre en su hombro derecho, completó un buen partido, especialmente en ataque. Frenó de esta forma los reproches a su juego, que habían arreciado tras los dos primeros compromisos del equipo que ahora dirige Mike Brown.
Kobe Bryant se mantuvo en sus números excelentes, con 26 puntos, 8 rebotes y 5 asistencias, pero esta vez, además, ni él ni sus compañeros sufrieron en absoluto para manejar el juego y gestionar una victoria por un amplio margen. Utah no dio la talla y especialmente su quinteto titular que solo sumó 30 puntos en total. Por los Lakers, volvió a aportar notablemente en ataque World Peace, con 14 puntos.
Pau Gasol sumó 22 puntos, además de 9 rebotes y 5 tapones, con una serie en el tiro de 6 de 11 y, en los tiros libres 10 de 12 durante los 37 minutos que estuvo en la cancha. Sin Bynum, todavía cumpliendo una sanción, Gasol fue, de largo, el que más minutos jugó, siete más que Kobe Bryant. Fue la primera victoria de los Lakers con Mike Brown en el banquillo y también la primera desde que inició su espantosa mala racha al perder por 4-0 frente a Dallas en las semifinales de la Conferencia Oeste la pasada temporada.
Mientras tanto, el Heat de Miami ha empezado la temporada con paso firme. Venció con autoridad el primer día a Dallas y volvió a vencer sin problemas a los Celtics por 115-107. El “big three” del Heat funcionó a buen nivel con 26 puntos, 6 rebotes y 5 asistencias de LeBron James, 24 puntos y 8 asistencias de Wade y 18 puntos y 11 asistencias de Bosh. Miami contó además con la notable aportación del base novato, Norris Cole, que logró otros 20 puntos, 14 de ellos en el último cuarto.
Los Celtics, que siguen sin poder contar con Paul Pierce, lesionado, sumaron 24 pérdidas de balón, y Jermaine O’Neal, su pívot titular, no sumó ni un solo punto ni un rebote durante tres cuartos. Si Boston logró mantener el tipo fue gracias a Rondo, con 22 puntos, 8 rebotes y 12 asistencias, y Ray Allen, con 28 puntos.