•  |
  •  |

Viendo desde muy temprano los escombros del equipo Bobcats de Charlotte, luego que el impetuoso Heat de Miami, en ruta a su quinta victoria consecutiva, construyera ventajas de 18 y 10 puntos en los dos primeros cuartos, Lebrón James pareció decidir meter en el closet su furia. No fueron necesarios sus desbordes electrizantes ni sus penetraciones eriza-pelos para concretar esa aplastante victoria por 128-90, que el domingo mantuvo al Heat invicto después de cinco juegos, en el mejor despegue de su historia a lo largo de 24 temporadas.

Mientras se discute que el equipo manejado por Erick Spoelstra necesita un centro verdaderamente funcional, James, quien se ha agigantado frente a las dificultades, disfrutó de la primera mitad huracanada ofrecida por Chris Bosh y el accionar de Dwayne Wade, brillante rematador de última hora en dos de esos triunfos, limitándose a solo 16 puntos pero con 9 rebotes y 5 asistencias.

James enfrenta el reto de su compañero Dwayne Wade, y los de Kevin Durant, Blake Griffin, Kobe Bryant, Dwight Howard y Derrick Rose, en la lucha por ser la figura cumbre en esta temporada recortada y con un calendario muy apretado, que podrá a prueba la consistencia física de cada uno de ellos.

Otro equipo ganador de cinco juegos sin perder es el Oklahoma, los Thunder, vencedores de Phoenix 107-97, pese a que el destructivo Kevin Durant vio cortarse su racha de juegos iniciando temporada con 30 o más puntos, marcando 12 con 6 rebotes y 3 asistencias.

Rusell Westbrook con 18 puntos, fue el más efectivo y agitado en la ofensiva de Oklahoma, que solo perdió el último cuarto 30-18, navegando sobre una cómoda ventaja.

¿Y los Lakers? Cayeron ante Denver 99-90, malogrando los 20 puntos de Pau Gasol y los 16 rebotes de Andrew Bynum, al ser sujetado el formidable Kobe Bryant. Ahora el balance del equipo púrpura es de 3-3; en tanto sus vecinos Clippers, que derrotaron a Portland 93-88, sin necesitar lo mejor de Chris Paul, ni un excedente de Blake Griffin, marcador de 20 puntos, registran 2-2.

Los Celtics han enviado su segunda señal de vida, superando tranquilamente a Washington por 94-86. El equipo de Boston que abrió perdiendo sus primeros tres juegos obligando a sonar las sirenas de alarma, dependió de la agilidad del incansable Rajon Rondo, que con 18 puntos, 11 rebotes y 14 asistencias, mostró una inspiración divina y seductora.

Finalmente, los campeones defensores Maverick de Dallas, siguen sangrando por la pérdida de Chandler y Barea. Sufrieron su cuarta derrota por solo un triunfo, al rebotar sus esfuerzos frente a la firmeza de Minnesota, que se impuso 99-82 con Kevin Love alardeando, marcando 25 puntos y registrando 17 rebotes. El “as” de Dallas, Dirk Nowitzki, quien está seriamente preocupado por el poco voltaje, anotó 21 puntos y capturó 4 rebotes.

dplay@ibw.com.ni