•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

Luego de cuatro años de pasar dejando huella por cada equipo al que lo enviaron los Marineros en las menores, el atleta del año de Nicaragua, Erasmo Ramírez asegura que está listo para su oportunidad de oro. Fue invitado este año al spring training del equipo grande y desde entonces ha comenzado a contar los días para que esa fecha llegue.

Muy estimulado, Erasmo explica cómo se “afila” de frente al futuro: “Tuve un 2011 muy productivo pero lo mejor fue mi estadía en Venezuela donde me dio tiempo a corregir todos los errores que cometí en Estados Unidos en Doble A y Triple A. Aprendí cómo hacer envíos de desperdicio cuando estaba arriba en la cuenta, agarré más confianza en el cambio y ahora lo domino casi tan bien como mi recta y mejoré mi manejo de la curva”, comentó el joven de apenas 21 años, aunque con una evolución de todo un experimentado.

“Lo más importante es que aprendí cómo combinar mis recursos para hacer más daño y además tengo más control. Y después de eso puedo decir que el segundo aspecto más importante en Venezuela es que aprendí a manejar la presión porque casi todas mis aperturas las hice como visitante y sentí  que tomé más experiencia en ese sentido”, dijo Ramírez, quien viaja hoy a Estados Unidos para recibir un curso para administrar su dinero y la relación con los medios y los fans.

Este curso lo reciben muy pocos, solo los que se supone están a un paso de subir a las Grandes Ligas, y Ramírez está entre los escogidos de su organización. “Sé que este curso dice mucho de cómo me miran los Marineros de Seattle y no quiero defraudarlos. Voy con la meta de quedarme en el equipo grande cuando me toque ir al spring. Voy a hacer mi trabajo, hacer todo lo que me pidan y más para hacerles más difícil la decisión de dejarme o no en el equipo”.

“Le agradezco a la Crónica por haberme dado el honor de ser el Atleta del Año 2011, por encima de Wilton López a quien le tengo un gran respeto por el pitcher que es, y darme ese lugar a pesar que estaba Chocolatito entre los candidatos. La verdad es que yo con ser parte de los candidatos estaba feliz, pero grité de alegría cuando me enteré que me escogieron. Sé que esperan más de mí y para eso estoy trabajando muy duro”, expresó el pelotero de Rivas.

 El nica estará cinco días recibiendo el curso en Estados Unidos, después retorna al país a seguir entrenando y marcharse en febrero al spring training donde sabrá cuál será su futuro inmediato. “Yo sí creo que tengo para quedarme en las Mayores, y si me dan el chance se los demostraré”.