•  |
  •  |

El dolor se ha hecho más agudo. Día tras día aquella gran melena vota su pelo y se percata en el rostro las entradas al camino de la muerte. El bravo León está a punto de dejar de respirar en la VII Edición de la Liga Profesional de Béisbol. Anoche en el Estadio Héroes y Mártires de Septiembre la historia fue la misma, los metropolitanos perdieron, esta vez 3x2 frente al Oriental de Granada.

Cada revés de los melenudos son pasos fúnebres hacia la fosa, porque con el desfavorable registro de 17-27 y con solo diez partidos pendientes, sus posibilidades se pierden como el atardecer en el mar.

Su fracaso de ayer estuvo envuelto en lucha, pero eso no es suficiente para aspirar a más en esta Liga. Erick Blackwell (2-4), ese pequeñín y corajudo lanzador de los leones se plantó con firmeza en la colina para mantener en dos carreras durante siete entradas a Granada, pero el relevista Wilber Bucardo (0-2) no pudo igualar ese desempeño y al final cargó con la derrota por trueno de Jimmy González en el noveno.

El oriental golpeó en el primer inning con par de anotaciones empujadas por imparables de Sandor Guido y Eddy Talavera, frente al único desliz de Blackwell durante su estadía en el montículo, porque después fue sólido y matador.

En la acera de enfrente estuvo el espigado Juan Figueroa (6-5), quien después de seis episodios permitió dos carreras con seis cañonazos y se fue sin decisión.

En el segundo capítulo los felinos descontaron gracias a sencillo de Ramón Flores, avanzó a la intermedia por rola de Lenín Aragón y Ernesto Garay lo trajo al pentágono con cohete.

La del empate a dos se produjo en el quinto a través de base a Juan Infante, quien robó segunda y Luis Allen con imparable lo hizo anotar. En el séptimo y octavo apareció en relevo Henry Córdoba (1-0), quien se acreditó la victoria y el noveno lo tiró Eduardo Sierra (1), para apuntarse juego salvado.

La carrera que puso a celebrar al Oriental fue en el noveno, metrallazo de Eduardo Romero e infieldhit de Domingo Álvarez, el receptor Julio Vallejos falló en rola que los hizo avanzar, base por bolas intencional a Renato Morales, dejó la mesa servida a Jimmy González (5-3), que fue eficaz con cañonazo productor. El otro partido, de los Tigres y el Bóer se suspendió por falta de energía en el Efraín Tijerino.