•  |
  •  |

Después de su paso por las eliminatorias mundiales con la Azul y Blanco, Daniel Reyes, quizá el delantero menos incidente de la selección, logró un importante contrato con el Sport Boys del Perú, un club de gran tradición, con más de 80 años de existencia, de la ciudad de Callao.

El nica, que hasta hace algunos meses estuvo con los Tigres do Brasil, siendo honestos, sin repercusión alguna, fue anunciado el fin de semana por el equipo de Primera División de aquel país.

Reyes, quien anotó un gol frente a Panamá y se perdió otro, quizá el más importante de su carrera por lo que hubiera significado en el partido, ya se encuentra en Perú. “Soy un jugador con mucho corazón. Sé que Boys es un equipo grande en Perú y tiene una gran hinchada. Llego a trabajar duro y ganarme un espacio en el equipo”, comentó Daniel después de su arribo al campamento del Sport Boys.

El diriambino fue parte del proyecto que inició Fenifut, aliada con Miguel Larios, el nica dueño de los Tigres de Brasil, para darle el chance a varios jóvenes de cumplir el sueño de formarse en uno de los mejores países del balompié mundial, pero casi todos abandonaron el reto y Daniel fue el único que se mantuvo.  

Si por resultados hablamos, su paso por los Tigres do Brasil fue irrelevante, lo mismo se podía decir de sus convocatorias con las selecciones de no ser por ese gol ante los panameños. Pero ahora la vida le da otra oportunidad que le ayudaría a cambiar su historia como delantero.