•  |
  •  |

Frente al Clásico a realizarse hoy en el Bernabéu, Sherlock Holmes le diría al Dr. Watson: elemental, éste es un duelo impredecible. La frase que ha caracterizado a Holmes a través de generaciones de lectores, “elemental mi querido Watson”, no aparece en los libros de Conan Doyle, pero ha sido utilizada en películas, y por supuesto, en casos como tratar de fijar un favorito entre el terriblemente agresivo Real Madrid, con Cristiano Ronaldo y Mourinho sedientos de venganza, y este Barcelona que se mueve  como un aire suave de pausados giros, con el hada Harmonía ritmando sus vuelos, utilizando frases de nuestro gran poeta.

Dicen los medios españoles que al iniciarse la semana, el Madrid era el favorito, pero al atardecer de ayer, lo era el Barcelona, por poco, casi por un pelo. Como siempre, tratando de escudriñar qué puede ser cierto entre estos dos equipos, la incertidumbre prevalece, pese a la ventaja azulgrana en el repaso de los resultados más recientes, incluyendo la última batalla en diciembre, que el Madrid comenzó ganando a los 24 segundos con un gol de Benzemá, y terminó perdiendo 3-1, en otro alarde del Barsa.

En ese partido, a Cristiano lo afectó nuevamente la ansiedad por brillar en un Clásico. El portugués guarda para el recuerdo aquel decisivo mega-cabezazo en la Copa del Rey, pero sabe que se ha quedado corto en estos duelos, y eso lo presiona. Esa noche tuvo entre sus oportunidades, dos pelotas de oro, una en su botín derecho y otra en su cabeza, fallando las dos veces, primero buscando ampliar el marcador a 2-0, y luego con la posibilidad del empate 2-2.

Los dos equipos vienen de atravesar serias dificultades frente al Mallorca y el Betis, pero ningún antecedente es válido cuando llega el momento en que ellos se enfrentan. ¿Estás de acuerdo Watson?

El primer round Messi-Cristiano estará revestido de una vieja, agrandada e inagotable expectativa. El planteamiento de Mourinho frente al llamado “rombo” de Guardiola con 3 defensas, 4 medios y 3 adelante, consiguiendo una rotación a ratos enloquecedora, es una incógnita fuera de la capacidad de deducción de Sherlock Holmes. Con el contragolpe como arma eficaz, la importancia de Xabi Alonso y Özil es mayúscula, y pese a que Higuaín ha funcionado muy bien, el hombre en punta será Benzema, quien se encuentra en un momento cumbre, con el factor Cristiano como desequilibrante con su rapidez, violencia y precisión, y con Pepe, quien podría regresar a su doble misión de contención y rápida proyección de pelota.

El gran ausente en el Barsa será Valdés, porque el arquero para juegos de Copa de Rey es Pinto, y Guardiola respeta eso. Lo clave en el Barsa, como siempre, es la posesión de balón y la presión que ejerce maniobrando en corto con Messi, Iniesta y Xavi.

Lo asegurado en medio de lo imprevisible es el show. ¿No es así Watson?

dplay@ibw.com.ni