•  |
  •  |

La soga aprieta sus cuellos, respirar les cuesta mucho. Sus dentaduras están desgastadas, pero aún son peligrosas; sus garras han perdido filo, pero son capaces de sacarles el corazón a sus enemigos… Los Tigres están heridos, sedientos de venganza, y eso los hace más temibles en la Final de la Liga Profesional que favorece al Bóer 3-2.

Contra la pared, obligado a ganar hoy y mañana, Omar Cisneros sigue amenazante, como si tuviera las riendas en sus manos: “No se equivoquen, aún estamos en la pelea. Esto no se termina hoy. ¡Vamos a ganar la final!”, dijo a todo pulmón, cobijado del requerido optimismo para transmitir seguridad a sus peloteros.

Omar utilizará hoy a Juan Peralta, el abridor del tercer juego que fue capaz de colgar cuatro ceros en duelo con Cristopher Cooper, antes de ser agredido en un quinto inning tormentoso. Detrás, estarán listos los brazos de Oswaldo Mairena, Boanerges Espinoza y todos los que sean necesarios en busca de seguir con vida y forzar un séptimo juego.

La Serie favorece a los Indios, sin embargo, esta noche en el Efraín Tijerino Mazariego de Chinandega, Omar confía en otro resurgimiento de sus Tigres, como el logrado espectacularmente contra el Oriental.

“Aunque perdimos el quinto partido lo hicimos sin bajar la guardia, esto aún no se ha terminado. Todos han visto que garra sobra y saldremos dispuestos a igualar la serie final y coronarnos el sábado”, agregó Cisneros.

Para el artillero dominicano, Luany Sánchez, los felinos están capacitados para remontar esta adversidad. “No somos los favoritos, pero somos un equipo con inspiración, garra, que podemos revertir esta serie y llevarnos el campeonato. Saldremos a pelear con todo para ganar este viernes”, concluyó.

Esta noche en Chinandega, Bóer y Tigres regresan al campo de batalla. ¿Quién más presionado?.. Está por verse a quién traicionarán los nervios.