•  |
  •  |

Desde antes de llegar a Chinandega en el campamento del Bóer sabían que Vicente Padilla lanzaría el sexto juego. “Enfrentar al bigleaguer era un tema del que ya habíamos hablado y sabíamos que sería difícil descifrarlo por no estar en esta liga acostumbrados a sus envíos (92 a 94 millas). También nos enteramos que tenía como límite 90 lanzamientos y con eso trazamos nuestra estrategia”, dijo Sánchez, quien ganó el viernes su primer título Profesional.

La misión era aguantar lo más posible, todos, excepto, Juan Camilo debían forzar la mayor cantidad de lanzamientos. “El objetivo era hacer que lo más pronto posible llegara a 90 envíos. Después de eso, por la diferencia entre el control y la velocidad de Padilla y los demás, estábamos seguros que descifraría al que viniera y me siento orgulloso porque todos trabajamos para que así ocurriera”.

Esa fue la diferencia, asegura Sánchez, entre el Bóer y sus rivales. “Fuimos el conjunto que más se acercó al team work en toda la Liga Profesional. Si no bateaba Wilton Veras, Wuilliams Vásquez o Juan Camilo, ahí estuvo Campuzano, Jilton Calderón, Mario Holmann, Mark Joseph o Marlon Abea. Jamás dependimos de un solo hombre. También fueron clave las tarjetas operativas que hicimos de cada bateador de Chinandega. De esa información dio como resultado amarrar en los últimos juegos a Manuel Mejía, Wilson y además de Bowman y Luany”.

Sánchez, quien se dice haber madurado en el cómo manejar el juego de acuerdo a las circunstancias, y asimilar cada dificultad con sus coach, expresó no saber porqué le daban a los Tigres el calificativo de No Favorito. “Sí tenían un gran equipo con bateadores de mucha profundidad como Bowman, Sánchez, el mismo Wilson que te digo acá no ha venido un zurdo segunda base como él. Y ya no se diga los nacionales, Garth, Esteban y Oviedo, y un pitcheo que tuvo para resolver a Granada y se fajó con nosotros”.

“La clave para ganar la serie fue jugar el beisbol pequeño en los últimos dos juegos. El toque de pelota y sobre todo la disposición de Gustavo Martínez, Diego Sandino, Abea, Holmann y de todos los que nos dieron el título”.