•  |
  •  |

Esta noche en el Independencia se revive el Clásico Nacional en medio de un color tenue, opacado por el bajo rendimiento en los últimos cinco años de los Caciques, diferente al de ensueño del monarca Real Estelí. Sin embargo, muchos dirán que los Clásicos se juegan en otro nivel sin importar qué mal luzca uno de los clubes, aunque ésta podría ser la excepción, porque no se puede negar que Diriangén ha perdido brillo, ha bajado la guardia en la pelea por el mejor equipo del terruño y apenas le da para mantener un poco viva esa llama que en otros años justificó 25 títulos nacionales.

Real Estelí pasa un momento impecable: organización, resultados e imagen. Se ha convertido en el equipo símbolo de nuestro medio. Ahí están sus cinco títulos nacionales consecutivos, mientras edifican con contundencia el sexto, no solo por su condición de invicto, sino por la forma perfecta en la que se han apoderado de la cima y casi desde ya, del cupo de Concachampions con 45 puntos en la tabla general, 15 más que sus más “cercanos seguidores”, Ferreti y Managua F.C.

Para Diriangén ha sido una historia diferente y lamentable. En los últimos dos años han tratado de pelear por mantener su nivel, pero no lo han logrado. Por las condiciones económicas han tenido que transformar dentro y fuera de la cancha la franquicia más antigua del país, y para colmo, de aquel estadio al que enorgullecía llegar para disfrutar del buen futbol y su grama, ya solo queda una vaga idea. Pero parece que esa ha sido la tendencia en los últimos años para Diriangén, vivir del pasado, recordar sin remedio porque actualmente la cuna del futbol sigue perdiendo su encanto.

Los norteños, con un plantel más compacto, con un equipo que se conoce más y que por ende sabe cómo juegan, debe lograr sus tres puntos y seguir perfecto en el Clausura. Con una defensa compuesta por Fernando González, Eliud Zeledón, Marlon Medina, el renacido Elmer Mejía y Franklin López, que complementan junto a Félix Rodríguez, Manuel Rosas, Samuel Wilson, Fernando Alves y Rudel Calero, el mejor medio y ataque del país.

Tampoco hay que decir que los Caciques no podrían dar una sorpresa, pero sería eso, una sorpresa, con tan poco que ha mostrado este equipo: dos goles anotados en cuatro partidos, al menos solo admiten dos en ese mismo tiempo. Pero sin duda Estelí es el gran favorito en lo que un día fue el Clásico Nacional, el partido más esperado del torneo.