•  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Dos goles en los cinco primeros minutos de la segunda parte del inglés Wayne Rooney solventaron este sábado el clásico del futbol inglés entre el Manchester United y el Liverpool en Old Trafford (2-1), marcado por la tensión en torno al uruguayo Luis Suárez, que negó el saludo al franco-senegalés Patrice Evra.

Con este resultado, el United se coloca provisionalmente líder de la Premier League con un punto de ventaja sobre sus vecinos del Manchester City, que hoy visitan al Aston Villa.

Suárez, que marcó el gol de su equipo a diez minutos para el final, se reencontró ayer con los Diablos Rojos después de cumplir ocho partidos de sanción por haber sido declarado culpable de dirigir insultos racistas contra el defensa del United el pasado octubre.

Se esperaba que el ambiente en Old Trafford fuera hostil para Suárez por ese motivo, y la agitación, tanto entre los jugadores de ambos equipos como en las gradas del “Teatro de los sueños”, creció aún más cuando el uruguayo rechazó saludar a Evra antes del encuentro, a pesar de que el defensa del United le tendió la mano y trató de retenerle para cumplir la formalidad del saludo.

En el 47, Giggs centró un córner desde la izquierda que rozó la cabeza del inglés Steven Gerrard para acabar a media altura en el segundo palo, donde Rooney conectó un remate que dejó sin opciones al meta del Liverpool.

Apenas tres minutos después, el inglés recogió en el interior del área un pase cruzado del ecuatoriano Antonio Valencia y superó por segunda vez a Reina con un remate raso que se coló por debajo del portero.

En el minuto 80, cuando aquello que parecía más probable era un tercer gol del United, suárez aprovechó un error de la defensa local para colocar el único gol de su equipo esta tarde.