•  |
  •  |

Real Estelí jugó a placer el Clásico Nacional, pues no tuvo rival. A Diriangén le quedó grande el partido y solo tuvo que agradecer que la goleada no fuera por mayor margen porque fue un dominio casi total de los campeones nacionales.

Rudel Calero con un cabezazo estupendo al minuto 20, un penalti al 34 cobrado por Manuel Rosas y el último tanto de Félix Rodríguez, sellaron el dominio de los norteños que, como se preveía, tenían todo para sacar los tres  puntos y continuar perfectos en cinco partidos sin importar que tenían en frente a los Caciques del Diriangén.

El uruguayo Fernando Alves fue el hombre más incidente del Estelí, aunque también desperdició dos opciones de gol, lo mismo que Samuel Wilson y Elmer Mejía. Fue un paseo el que les dieron a los diriambinos, que terminaron derrotados, humillados y además perdieron el invicto en un duelo que dejó al desnudo las carencias defensivas y, peor aún, ofensivas de los Caciques.