•  |
  •  |
  • END

Fidel, en pijama, seguramente no podía creerlo. De pronto, en el inicio del inning 11, saliendo de la nada, Cuba tenía dos hombres circulando sin out con Giorbis Duvergel en el cajón de bateo contra Jeff Stevens, relevista de Estados Unidos.

En un intento desesperado por recortar el tiempo del juego, y tratar inútilmente de convencer a la gente del COI, que no borren el béisbol del programa, dirigentes de la Federación Internacional, incursionaron en el campo minado de las distorsiones para proponer el disparate de colocar hombres en primera y segunda, y seleccionar al bateador de turno, una vez que se pase de 10 entradas con el marcador empatado.

Y fue de esa forma que se resolvió el duelo Estados Unidos-Cuba, finalmente favorable a los antillanos 5-4, por hit de Michel Enríquez impulsador de dos carreras, mientras los hombres de Dave Johnson, utilizando la misma disposición, respondieron con sólo una carrera producida por elevado de sacrificio de Terry Tiffee.

No es lo mismo la muerte súbita en fútbol sin alterar en lo mínimo las reglas del juego pese al recorte de tiempo; o en tenis, pese a las variantes que no afectan la forma de pelear cada pelota; o en baloncesto con los tiempos extras, que la absurda determinación del béisbol, que es como permitir que dos jugadores en off side estén habilitados al momento de poner en juego la pelota; o que un par de prójimos estén desmarcados cerca de la canasta, sin conteo de tiempo, esperando un pase.

Lo grave para el béisbol, es que esta reglamentación se va a utilizar en todos los torneos oficiales, esto es, Campeonatos Mundiales, Copas Intercontinentales, Juegos Panamericanos y Centroamericanos y del Caribe, lo que va a cambiar muchas historias. ¿Por qué hacerlo si en esos torneos no estarán los del COI interesados en apurar el juego? Lo sensato es que una vez terminen estos olímpicos, todos estos movimientos desorientadores, sean descartados regresando a la esencia del juego.

Además, y de esto hay que estar completamente claros, que más allá de cualquier invento, el béisbol no regresará al programa olímpico, a menos que como en baloncesto, tenis y parcialmente en fútbol, pueda colocar sobre el tapete a súper-estrellas. En Beijing no hay alguien con esa etiqueta.

La coincidencia con el calendario de Grandes Ligas en un momento de definiciones, y el nacimiento del Clásico, terminaron con el béisbol en los Juegos Olímpicos. Sin súper-estrellas no vale la pena aguantar un deporte que la mayoría de más de 200 países, no lo entienden.

Nunca le he hecho swing a la definición por tiros de penal en fútbol, pero esto de dos a bordo sin out y colocar al bateador que consideres conveniente, es más complejo, y debería salir de las estadísticas del juego.

Insistir en esto, es dañar el futuro del béisbol en el firmamento de la Federación Internacional. ¿Podrá ser resistente este disparate? Los de la familia Buendía, aunque no escucharon hablar de Babe Ruth, estarían protestando desde Macondo.

El nuevo reglamento también le favoreció a China, que venció 8-7 a China Taipei en once innings.

En otros partidos, Japón blanqueó 3-0 a Holanda, con Toshiya Sugiuchi que tiró para cuatro hits y seis ponches en siete entradas, Corea venció 1-0 a Canadá, por jonrón de Keunwoo Jeong y pitcheo completo de Hyunjin Ryu.

dplay@ibw.com.ni