•  |
  •  |

En los “no hitters” siempre hay situaciones curiosas, muchas veces defensivas que contribuyen o entorpecen el brillo, aunque no impiden que se concrete la hazaña.

¿Quién iba a pensar que un error de Silvio Silva Jr. en el primer inning impediría un juego perfecto de Diego Sandino, el 22 de enero de 2002, cuando el Bóer le ganó 7x0 al Estelí en el Estadio Nacional?, dejándolo en “no hitter”… O la decisión de Daniel Miranda, del equipo León de concederle base por bolas intencional al emergente Juan Oviedo con dos outs y nadie en circulación en el quinto inning. Fue “no hitter” en 5 entradas sobre Carazo, al que se le ganó 12x0.

En ese partido, el right field Ramón Díaz salvó la hazaña al forzar en la inicial por la vía 93 a Pablo Ramos, quien hizo rebotar la pelota en el right.

Eso mismo sucedió el domingo en Jinotepe, en el partido del “no hitter” de Alis Sotelo sobre los caraceños. Era el segundo episodio, el juego sin carreras. Norlan González conectó su batazo a los predios cortos del bosque derecho, y Justo Rivas tras tomar la pelota de rebote tiró de primera intención a la inicial y sacó el out. Nadie se imaginaba que esa jugada terminaría de concretar el segundo “no hitter” del día para los lanzadores fernandinos, que le asestaron tres blanqueos a los caraceños, dejándolos en 24.1 innings sin anotación.

En esa serie, Justo Rivas (10-5) y Renato Morales (12-6) batearon para .500, con seis remolques y dos jonrones de Renato… El mejor bateador de la jornada fue Ofilio Castro, para .700, al conectar 7 hits en 10 turnos al bate con jonrón y tres empujadas.