•   Basilea  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Bayern Múnich cayó 1-0 en el campo de juego del Basilea, este miércoles en duelo de los octavos de final de ida de la 'Champions League' del fútbol europeo, disputado en el estadio St. Jakob Park de la ciudad helvética.

El único gol del partido lo anotó Valentin Stocker en el minuto 86.

Al comienzo atacaron un poco más los alemanes, pero poco a poco, apoyados por una buena defensa, los locales comenzaron a controlar un poco más el juego y se acercaron con peligro a la valla de Manuel Neuer.

Pero, con el oficio de jugadores como Mario Gómez, el francés Franck Ribéry y el holandés Arjen Robben, el equipo bávaro creo situaciones peligrosas para el arquero Yann Sommer, que tuvo una brillante actuación en todo el partido.

Así, la primera parte finalizó con el marcador en blanco y fue un reflejo de lo aportado por cada una de las dos escuadras, aunque el Bayern fue más peligroso que su bisoño y sorprendente rival.

En el minuto 52, Alexander Frei tuvo una ocasión clara pero un defensa alejó el peligro 'in extremis'. Los de Jupp Heynckes empezaban a ponerse nerviosos, al punto que Gómez se 'tiró a la piscina' frisando la hora de juego, pero el árbitro italiano Nicola Rizzoli no cobró la máxima pena, pero tampoco lo amonestó.

Sommer seguiría siendo clave para mantener el resultado, y los bávaros, al igual que sobre el final del primer tiempo, fueron a por todas en los últimos minutos, pero los locales no se amilanaron y buscaron la portería de Neuer.

A tal punto que, en el minuto 86 se desató la locura en Basilea, cuando Stocker, que había entrado por Frei en el 67, cruzó un balón entre las piernas de Neuer tras un incisivo pase que la defensa alemana no pudo controlar y así poner el 1-0.

Los suizos llegarán a Múnich en buena posición, pero no hay que despreciar la enjundia del Bayern.