•  |
  •  |

Crecieron como el verde y fresco pasto de invierno, sustentaron sus pretensiones con buen abono, de ese que permite  crecer y triunfar. Así edificó su reciente conquista el equipo Nicaragua Construye frente a los Cañeros, en la Liga de Softbol Lento que se desarrolló en la Zona Deportiva Claro.

La batalla por la máxima distinción fue pactada a ganar tres juegos de cinco, pero no hubo necesidad de llegar al límite, porque la tropa que comandó Ricardo Bernheim puso nombre y apellido al trofeo de campeón en cuatro partidos. Nicaragua Construye despegó con pie derecho la final, porque su pitcheo logró obviar jonrones de Daniel Chamorro (1), Edgar Chamorro (1) y Frank Wheelock (1), para imponerse con pizarra 7x6. Ganó Francisco Quezada y perdió Gerald Hernández, quien soportó trueno de Ronnier Cajina.

El segundo dardo de los actuales monarcas fue con el requerido dramatismo, porque el juego cambió de dueño en varias ocasiones, pero en el fondo del séptimo y último inning dejaron tendidos a los Cañeros con score de 14-11, una vez más el revés fue para Hernández y el triunfo de Julio Vallecillo. Aquí jonronearon Daniel Chamorro (2), Edgar Chamorro (2) y Frank Wheelock (2), por Cañeros, mientras que Walter Barbosa (1), Efraín Mercado (1) y Miguel Hernández (1) lo hicieron por Nicaragua Construye.

El tercer partido sirvió para que los Cañeros ripostaran, al llevarse el éxito 13x11, con Gerald Hernández, denominado el brazo biónico en la colina. Pegaron de cuadrangular Silvio Dávila (1 y 2), Efraín Mercado (2) y Frank Wheelock (3).  

El último duelo quedó 14x3 nocaut en cinco entradas a favor del Nicaragua Construye. Jonronearon Silvio Dávila (3), Efraín Mercado (3) y Miguel Hernández (2). Por los Cañeros lo hizo Eduardo Lacayo.

De esta manera Nicaragua Construye consigue el título frente a un oponente que quiso, pero no pudo frente a esa maquinaria que parece empeñado en construir historia en estos torneos.