•  |
  •  |

Un gol improbable logrado por Cristiano Ronaldo rematando con el tacón de su botín derecho, de espaldas a la cabaña de Joel en el minuto 54, empujó al Real Madrid a una difícil victoria sobre un tenaz Rayo Vallecano 1-0, mientras un hermoso y mortífero tiro libre ejecutado por Leo Messi en el minuto 81, paralizó al arquero Courtois, quebrando el equilibrio 1-1, y el Barcelona, cada fecha más desangrado, se impuso 2-1 al presionante Atlético de Madrid. Dani Alves abrió el marcador por el Barsa a los 35, y empató Falcao a los 48, siempre amenazante, incansable, impresionando con su accionar.

El Madrid, que había sobrevivido a un estupendo taponazo de derecha de Piti, que rebotó en la parte de arriba del poste izquierdo, con el balón pasando posteriormente detrás del aturdido Casillas como en una película de suspenso, no terminaba de establecerse frente a la multiplicación de esfuerzos de los hombres del Rayo, cuando Cristiano “inventó” el imprevisible disparo que dejó a medio mundo con la boca abierta, incluyendo cuatro defensas y el arquero Joel.

Ozil cobró un corner enviando la pelota junto al borde del área pequeña frente al arco vallecano. Al descender, el balón no tuvo propiedad, y en medio de los intentos, comenzó a rodar hacia afuera, pero Cristiano, de espaldas, llegó a tiempo para asestar el taconazo que nadie esperaba. Aún tirando así, Cristiano es letal, y la pelota entró rasante, junto al pie del poste derecho custodiado por Joel. Fue como si Ronaldo hubiera frotado la Lámpara mágica para producir de la nada, ese “lamparazo”. El Madrid, bastante trabado, no necesitaba más.

Unas horas después, de visita en casa del Atlético de Madrid, el Barsa no supo sacar provecho de un par de posibilidades madrugadoras, una de ellas por mano involuntaria de Messi, obligando a la correcta anulación de ese gol a los 7 minutos, y sufriendo sin parar  durante un segundo tiempo agobiante, con Falcao suelto, necesitó de ese tiro de libre del argentino desde la izquierda, con su zurda maestra, para evitar aproximarse más al ataúd, retrasando su inevitable funeral en la liga.

El gol de Alves a los 35, producto de la precisa entrega de Fábregas desde la izquierda, después de recibir de Messi quien trataba de abrirse paso por el centro, hizo pensar que el Barsa haría valer su maestría, pero apenas iniciado el segundo tiempo, con un Atlético volcado, el incisivo Falcao penetró entre Puyol y Busquets para asestar la estocada que empató el marcador 1-1 en el minuto 48.

El accionar se volvió intenso con la cancha convertida en un acordeón, fabricándose posibilidades de uno y otro lado, hasta que después de un fallo de Alexis, cabeceando a quemarropa, Messi “salvó” al Barsa de distanciarse más del Madrid. Sigue a 10 puntos, con el tiempo zumbando.

dplay@ibw.com.ni

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus