•  |
  •  |

Fue una tarde para el recuerdo para la Azul y Blanco. Superó en todo a su rival y lo reflejó con la goleada 4-1 ante Puerto Rico, que despegó ganando, le robaron un penal y al final no supo manejar el partido tras quedarse con diez hombres, pues fue víctima de una selección nacional más incidente, de más creatividad y menos mal, más productiva, sin importar que Enrique Llena abrió con un once nuevo al que usó en el primer amistoso en el Estadio Nacional.

En una notable actuación de Axel Villanueva hizo dos goles, otro de Ricardo Vega y el último de Eliúd Zeledón, la nacional dejó sin habla a los boricuas, que se vieron limitados en defensa, amarrados en el centro, sin aire y peor aún sin garra para pelear ante un equipo que siendo justos, le dio clase de garra de cómo se gana un partido.

La goleada fue justa a pesar que se cometieron varios errores defensivos y como ayer, uno de ellos amparado por el árbitro que pecó por ponerse la nacional o por su calidad, porque no marcó un penal que a todas luces cometió el portero Diedritch Téllez sobre Andrés Cabrero al arranque del partido. Ese pudo ser el elemento que cambiaría la historia del duelo, pues luego Puerto Rico anotó un golazo con Cristian Arrieta al minuto diez y de poder estar arriba 2-0, los visitantes ganaban por la mínima. El propio Llena, dijo que para él era penal.

Pero la historia fue diferente, y hay que ser claros, la Azul y Blanco no tiene culpa de las malas decisiones arbitrales, y así asumió el juego. Se miró mejor después del gol de Arrieta, tomó las riendas del partido con un once inimaginable. Diedritch Téllez en la puerta, Erick Téllez, Nasser Valverde, Donald Parrales y Alejandro Tapia en defensa. En el centro dejó a Oscar Canales con Marcos Román y Axel Villanueva junto a Henry “El Pequeñín” García y Marcos Méndez, y en el ataque con Ricardo Vega.

De nuevo volvió a sorprender la facilidad de desmarque y desequilibrio que provoca García a la defensa rival. Además Llena encontró en Villanueva-Méndez, un dúo que se combinaba bien y llegaron en varias ocasiones acompañando a Vega en claras de gol. Al menos, cinco disparos a puerta desperdiciaron hasta que se dio el empate con un balón aparentemente dominado por el portero, Erick Reyes. Vega no dio por perdida la jugada, se la robó de las manos y puso el empate al 42 para irse al descanso con esa señal de advertencia.

Y llegó lo mejor en el complemento. Fue expulsado Álvaro Betancourt por su segunda amarilla en una falta a Villanueva y ahí se vino el descalabro boricua. Nicaragua marcó por medio de Axel al 63 e hizo un golazo al 80 de cabeza con centro de Josué Quijano, cuando ya se habían incorporado al partido junto a Samuel Wilson, Denis Espinoza, Salvador García, Félix Rodríguez y Eliud Zeledón que cerró el partido con una excelente definición al 90.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus