•  |
  •  |
  • END

Beijing / El País
“Nunca hubiese imaginado que me ocurriese algo así. Pero se me había metido en la cabeza lograr algo inédito en el mundo del deporte, paralelo con mi objetivo de cambiar la natación. Sin la ayuda de mis compañeros de equipo, esto no habría sido posible. Ni siquiera sé cómo me siento ahora”.

Michael Phelps se ha convertido en el primer nadador en superar las siete medallas de oro que consiguió Mark Spitz en Munich 72. El fenómeno de Baltimore, de 23 años, se ha colgado su octavo oro en el Cubo de Agua de Pekín y se consagra como el mejor olímpico de la historia. Phelps y el equipo estadounidense han vencido en la final de 4x100.

El norteamericano se ha entrado en la leyenda tras una carrera de 3 minutos 29 segundos 34 centésimas; el tiempo que han tardado él y sus compatriotas Aaron Peirsol, Brendan Hansen y Jason Lezak en ganar la final y firmar un nuevo récord del mundo. Por detrás han quedado Australia y Japón.

En la cita china, Phelps ha dejado muy claro que es el mejor nadador del planeta. Su gran objetivo era batir el récord del mítico Spitz, pero él prefiere evitar comparaciones.

Phelps es ahora el más grande, y, cómo él mismo asegura, sólo hay uno. “Quiero ser el primer Michael Phelps, no el segundo Mark Spitz”.

El nadador de Baltimore ha descrito la competición, disputando series clasificatorias por las tardes y finales por las mañanas, como una montaña rusa.

“Fui desde golpearme la cabeza contra la pared para ganar por una centésima de segundo a hacer mi mejor tiempo en cada prueba. Esto ha sido una montaña rusa hacia arriba, algo enloquecedor”, relataba entre risas el deportista, quien ahora se propone compartir tiempo con su familia y amigos y descansar. “Quiero sentarme y no moverme”.

El sueño de Phelps comenzó el pasado 10 de agosto cuando vencía la final de 400 metros estilos, y tras una semana mágica, hoy ha conseguido superar la leyenda de Spitz. El americano, que ha batido siete récord mundiales en China y se ha convertido en el deportista con más oros olímpicos, se mostraba emocionado y más sonriente que nunca en el podio, recibiendo un atronador aplauso. Phelps ha estado descomunal desde la primera hasta la última carrera. Después de esta proeza, quedan cuatro años para ver si el estadounidense, que ya tiene catorce oros y dos bronces olímpicos, logra enriquecer su leyenda. “En los próximos cuatro años me gustaría intentar otras pruebas que no haya intentado todavía, que no haya nadado aquí y veremos que pasa. Bob (Bowman, su entrenador) quiere probar cosas nuevas, nuevos métodos de entrenamiento. Los próximos cuatro años van a ser divertidos”.


Pálmares de Michael Phelps
* Medallas en Atenas 2004 (6 oros y 2 bronces): Oro en 100 mariposa, 200 mariposa, 200 estilos, 400 estilos, 4x200 libre, y 4x100 estilos. Bronce en 200 libre y 4x100 libre.

* Medallas en Pekín 2008 (8 oros): Oro en 400 estilos, 4x100 libre, 200 libre, 200 mariposa, 4x200 libre, 200 estilos, 100 mariposa, 4x100 estilos. Total de medallas olímpicas: 14 oros y 2 bronces.