•  |
  •  |

¡Qué impresionante es ver funcionar a Cristiano Ronaldo en el área! Un auténtico tigre. Con un par de zarpazos zurdos, liquidó ayer a un valiente y complicado Betis, que estuvo adelante 1-0 y más tarde forzó un empate 2-2, antes de terminar discutiendo una posible mano de Ramos descartada por el árbitro, con el marcador en contra 3-2.


Así que la posibilidad de aplicarle una zancadilla a este Real Madrid fractura mandíbulas con su pegada, volvió a desvanecerse. No hay forma de cortar su avance hacia cifras asombrosas en puntos y en goles, manteniendo al Barcelona fuera del alcance visual en la Liga, totalmente resignado.


Partido difícil planteó el Betis en esta derrota por 3-2. Fue necesario que Iker realizara un par de atajadas milagrosas para asegurar la victoria del Madrid, aunque el factor desequilibrante como casi siempre, fue Cristiano, con su accionar e incidencia en el segundo tiempo, y los goles.


El Betis saltó a la cancha dispuesto a pelear cada centímetro y cada pelota, lográndolo sorprendentemente. A los 9 minutos, el gol de Molina, un soberbio taponazo desde la frontal  recibiendo de Castro, quien pareció necesitar cierta ayuda de su brazo para el control del balón. Casillas no tuvo la menor opción.


Varias veces el Madrid se ha sacudido una desventaja 1-0 con tanta solvencia, que con 81 minutos pendientes, la pizarra no podía ser preocupante, sin embargo, los contragolpes de la realeza estaban rebotando, y el Betis manejaba la pelota y conseguía proyecciones, cuando a los 25, Ozil le hizo una entrega a Higuain por la derecha, apropiada para ensayar una escapada, y sobre el cierre de Casado, el apriete de gatillo y el balazo escalofriante del argentino, que Fabricio no supo por donde pasó, estableciendo el 1-1.


El Betis continuó fajándose y un disparo de Salva Sevilla fue devuelto por el horizontal. El Madrid, con más seguridad en sus maniobras, se acomodó y fabricó tres posibilidades que no se concretaron.  


En el segundo tiempo, el esperado show de Cristiano. Sobre el minuto 52, un pase de Kaká que rebotó en un defensa, fue hasta Marcelo, quien bombeó la pelota buscando conexión y apareció Cristiano, con su zurda realizando un quiebre difícil pero adecuado para el remate potente, adelantando al Madrid 2-1.


El gol de Jefferson, aprovechando un desconcierto en el área de Casillas, empató el marcador dos minutos después reactivando al Betis y volviendo a meter el futuro del juego en la incertidumbre. Fue necesario estirar el suspenso hasta el minuto 73, para que Cristiano tomara un largo rechace de Fabricio después de una meritoria atajada sobre el intento de Ramos, clavando un zurdazo estremecedor. La ventaja por 3-2, fue sujetada por el Madrid con uñas y dientes, obviando la discusión sobre el posible desvío con el brazo de Ramos.
Partido muy disputado, tenso y bien jugado, que sigue confirmando la superioridad del Madrid en esta Liga, definida con una anticipación insospechada.