•  |
  •  |

Golpeando las puertas de los 35 años, el derecho Roy Oswalt, un pitcher con dos temporadas consecutivas de 20 triunfos en 2004 y 2005, y una previa de 19 en 2002, pero con balance de 30-29 en sus últimos 3 años con Astros y Filis, está gritando a todos los que puedan estar interesados en su escopeta: ¡Hey, aquí estoy, disponible para lanzar en cualquier equipo!

En principio, Oswalt buscaba trabajo cerca de su casa en Missisipi, pero al ver pasar el tiempo y zumbar el viento con “olor” a pasado, ha colocado a un lado esa pretensión, abriendo su espacio para atraer propuestas. Así que Oswalt, quizás también dispuesto a aceptar un salario prudente, aparece ahora en escena como una buena posibilidad para completar rotaciones.

En tanto, Justin Verlander sigue enviando señales sobre el estado de su afilamiento trabajando cuatro ceros contra los Nacionales de Washington, y el zurdo C. J. Wilson, ahora con el uniforme de los fortalecidos Angelinos de California, colgó tres argollas a una escuadra de los Gigantes, advirtiendo estar en plan de pelearle al ganador de 18 juegos con 2.41 en efectividad, Jared Weaver, la jefatura del staff.

En contraste, el segundo brazo de Atlanta, Jair Jurrjens, mostró un descontrol preocupante cediendo seis bases por bolas en apenas dos entradas y dos tercios, y en el mismo juego, el nuevo abridor de los Yanquis, el prospecto dominicano Michael Pineda, permitió cuatro hits, otorgó tres pasaportes y cometió un wild, en irregular faena, pese a ser el ganador del partido que terminó 8-3 a favor del equipo de Nueva York. Hasta el domingo, Alex Rodríguez que impulsó dos carreras con doble, registraba .500 de porcentaje.

Aunque el punto neurálgico de esta situación está distante, los Yanquis, tratando de evitar un excedente en planilla que los lleve a pagar otra multa, deberán tomar una decisión entre retener a Curtis Granderson o Robinson Cano, quienes serán Agentes Libres al caer el telón de la temporada. El periodismo de Nueva York, se inclina por mantener a Cano, más joven y con mayores proyecciones.

El fluido bateo de Alberto Pujols, con 556 puntos en sus primeros cuatro juegos, solo detrás del 667 que muestra el short de Texas Elvis Andrus, ha multiplicado el entusiasmo de los Angelinos, confiando en volver a ver funcionar eficazmente en el cajón de bateo al cubano Kendry Morales, para disponer de una ruidosa parte central en la alineación retando a los Rangers.

dplay@ibw.com.ni