•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • EFE

José Mourinho, técnico del Real Madrid, ha incidido en el aspecto mental con sus jugadores, para que den el máximo de sus posibilidades ante un equipo como el CSKA ruso, quien tras el 1-1 de la ida llega con opciones al Bernabéu y con el aviso del portugués: "el fútbol a veces es traicionero".

Mourinho mostró máximo respeto por el CSKA. En su carrera como técnico ya se ha cruzado dirigiendo al Chelsea y al Inter de Milán con equipos rusos y destacó la dificultad que va a tener acceder a los cuartos de final de Liga de Campeones.

"Lo que más temo es el fútbol porque muchas veces es traicionero. Es un espacio abierto a sorpresas y a que no siempre un buen equipo consiga ser mejor y ganar los partidos. Con 1-1 tenemos razones para saber que va a ser difícil. El CSKA es fuerte desde hace muchos años. Al contraataque, físicamente y saben defender. Conozco las dificultades por eso intento pasar ese mensaje a mis jugadores", reconoció.

Incluso reconoció que no sería un milagro si el CSKA elimina al Real Madrid al ganar en el Bernabéu. "En el fútbol no hay milagros, sorpresas sí. Si el CSKA nos gana no será un milagro, será porque lo han hecho muy bien o nosotros muy mal. Prefiero ser optimista y pensar que nosotros vamos a conseguir ganar la eliminatoria", añadió.

Para ello el entrenador madridista no desveló la única duda que está por resolver del equipo inicial. Si mantiene como titular al argentino Gonzalo Higuaín, apuesta por el francés Karim Benzema, recuperado de su lesión muscular, o junta a los dos de inicio. "Jugaremos con tres delanteros, no dos", apuntó sin dar nombres.

"Cada uno que está en el campo tiene que hacer lo mejor y dar el máximo para ser una opción. Para que el entrenador esté feliz y tranquilo tiene que tener a los dos. Yo tengo un problema en mis manos cuando Benzema estaba lesionado o Higuaín no estaba bien de forma. Ahora que tengo a los dos no tengo ningún tipo de problema".

El crecimiento del Real Madrid en Europa desde que llegó Mourinho, no hace al técnico afirmar que él es más importante que ninguno de sus jugadores.

"La educación nos hace pensar aquí que somos todos igual de importantes. Cada uno con su misión. Sea entrenador, directivo, jugador o utillero tiene que ser el mejor e intentar aportar algo positivo. Aquí somos todos iguales", afirmó.

Y, tras pedir el apoyo de los seguidores del Real Madrid: "Jugamos en casa con un resultado difícil que deja todo abierto. Si podemos tener a la afición con el equipo sería importante", terminó recordando los números en Liga de Campeones desde que dirige al conjunto madridista.

"Este equipo tiene en los últimos dos años 19 partidos de Champions y ha perdido uno que todos saben (Barcelona), el resto no ha perdido ninguno. El nivel de confianza es alto. No tenemos miedo de nada ni nadie pero sabemos que jugamos en Champions ante equipos campeones de sus países. Cada partido es complicado pero no hay obsesión negativa ni complejo", concluyó.