•   Madrid / Moscú  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Real Madrid asume el papel de favorito en unos octavos de final que han dejado de ser malditos desde la llegada de José Mourinho y quiere demostrar ante el aguerrido CSKA ruso, que no renuncia a nada en el Bernabéu tras el empate a uno de la ida, que están enterrados los fantasmas europeos del pasado tras seis años sin superar la barrera de octavos de final.

Si en algo se ha notado la mano de Mourinho en el Real Madrid es la recuperación del prestigio perdido en Europa. Ahora, el conjunto madridista es señalado por todos como el gran favorito al título junto a su eterno rival, el Barcelona. Para ello, en su camino hacia la ansiada ‘Décima’ Copa de Europa debe demostrar que tiene más que olvidados sus continuos tropiezos en octavos de final.

Fue con uno de sus verdugos, el Olympique de Lyon, con quien el Real Madrid derrumbó un muro psicológico que la plantilla ahora asegura que no recuerda. Con Mourinho en el banquillo solo ha perdido un encuentro en año y medio en Europa. El famoso de semifinales ante el Barcelona que desató un huracán de polémica.

Sin mirar más allá del CSKA ni pensar en el cruce y el posible regreso del clásico del futbol español trasladado a la ‘Champions’, el Real Madrid afronta el partido con una campaña que muestra el deseo de que se genere un ambiente de gran partido europeo en el Bernabéu y el único objetivo de mostrar su superioridad.

En Moscú, el CSKA logró cortar la racha de pleno de victorias del Real Madrid que le llevó a un récord histórico en la fase de grupos. Allí se lesionó Karim Benzema. Ahora la gran duda de José Mourinho que debe decidir si mantener a Gonzalo Higuaín en racha goleadora, apostar por el regreso de Benzema o incluso juntar a los dos de inicio. “Jugaremos con tres delanteros, no con dos”, afirmó el
técnico sin desvelar nombres.

En esos tres delanteros incluye a Cristiano Ronaldo, pese a que parte de la banda izquierda. El portugués tiene un nuevo reto a su ambición, lograr cinco goles en un partido como hizo hace una semana Leo Messi con el Barcelona. El equipo inicial de Mourinho está claro en todas sus posiciones. Si apostase por la pareja Higuaín-Benzemá, el sacrificado sería Kaká.

Mientras, el CSKA se ha puesto la piel de cordero para visitar el estadio Santiago Bernabéu. “A veces los milagros ocurren”, afirmó Leonid Slutski, técnico del equipo del Ejército ruso. “Los milagros no existen en el futbol”, le respondió Mourinho que asegura que si su equipo es eliminado es porque el equipo ruso lo merecerá.

Los rusos apelan a la historia. En 1992 eliminaron en octavos al Barcelona de Johan Cruyff. Pero los números están a favor del Real Madrid, que ha ganado siete de ocho partidos en su estadio ante equipos rusos. Perdió una vez. 1-3 ante el
Spartak de Moscú en 1991.