•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Si las amenazas tuvieran rostros, quizá la que hizo ayer Manuel ‘Meny’ Jiménez sería tomado como un agradable chiste. El mexicalense de 24 años y 1.71 de estatura, aterrizó ayer en horas de la noche al hotel Lucerna, donde también está hospedado su posible verdugo del sábado por la noche Román ‘Chocolatito’ González, 30 (25 KO)-0, a quien lanzó una advertencia.

“Estoy enterado que en Nicaragua creen que soy un escalón más en la carrera de ‘Chocolatito’, pero cuidado, no se confíen, que vine dispuesto a arruinarle los planes al campeón mundial”, dijo atrapado por entusiasmo Jiménez, 11 (5 KO)-2-1.

Esa expresión del azteca me dejó un poco confundido, me pregunté si tal vez este muchacho no ha medido el alto riesgo que representa encerrarse con un peleador de una pegada y capacidad de ataque como la del nicaragüense.

¿No dudaste en aceptar el combate con Román?
“Para nada, más bien cancelé una pelea que tenía para el próximo 31 de marzo con Carlos Velarde y preferí venir a Culiacán a enfrentarme con un campeón como ‘Chocolatito’, porque deseo demostrar que puedo abrirme espacio en este nivel”.

Y aunque nunca se debe menospreciar a un rival arriba del ring, Jiménez tiene todos los pronósticos en contra. En cuanto a calidad y capacidad de golpeo, González lo aventaja y por mucho, si nos remitimos a la preparación, el nica ha estado trabajando durante los últimos meses y el azteca asegura que tiene cinco semanas para esta pelea.

“Haré una pelea a la distancia, aprovecharé mi alcance, creo que puedo vencerlo. Román es un gran peleador y de buena pegada, por eso no pienso ponerme a intercambiar golpeo porque sería un error”.