•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La peor noticia imaginable: Vicente Padilla se lesionó ayer, no en la colina, sino en la sala de pesas del campo de adiestramiento de los Medias Rojas en Fort Myers, Florida. Cuando uno lee eso precisamente en el momento en que se está evaluando su rendimiento en el spring, y entrando en consideraciones sobre su probable proyección como quinto abridor, una vez confirmado Daniel Bard como número cuatro, es inevitable sentir un escalofrío atravesando como un puñal danzando nuestras crecidas expectaciones.

¡Diablos, Vicente parecía estar listo para el abordaje de la rotación! El propio manager Valentine, el más agudo observador, estaba genuinamente impresionado, y lo exteriorizaba. “Ha mostrado todo su material, y lo que he visto es excelente. Puedo decir que ha ido más allá de lo esperado”, dijo Valentine, y ayer, en el informe del equipo, fue colocado junto con Aaron Cook, disputando la quinta plaza.

Podría no ser de gravedad mayúscula, pero por ahora, hay que esperar 24 horas para disponer de un diagnóstico certero. Fue una distensión en el músculo detrás de la rodilla en su pierna derecha. “El tendón de la corva” apunta el detalle, mientras nosotros cruzamos los dedos después de verlo batallar con tanta determinación colocando sus habilidades en relieve. Parecía estar completamente restaurado como el David de Miguel Ángel en Florencia.

¿Cuánto tiempo necesitará para recuperarse? Eso lo sabremos hoy cuando se abran las puertas del suspenso que ha alterado súbitamente el futuro inmediato del pinolero. Esperamos lo más alentador, que sea un problema de rápida solución.