•   Londres  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Manchester City perdió ayer la posibilidad de dormir como líder solitario de la liga inglesa al firmar un empate (1-1) en el campo del Stoke, donde el inglés Peter Crouch marcó uno de los goles más vistosos de la temporada.Los de Roberto Mancini no pudieron contar con su máximo goleador, el argentino Sergio “Kun” Agüero por una lesión, y echaron de menos un ataque más afilado ante un equipo que se encerró en su campo y neutralizó con su juego físico el futbol pulcro de los “citizens”.

Cuando quedan solo ocho jornadas de la Premier, el City empata a 70 puntos a la cabeza de la tabla con sus vecinos del Manchester United, que mañana recibe en Old Trafford al Fulham. En el Britannia Stadium, tras haber dominado el juego durante una hora y haber chocado una y otra vez contra el muro defensivo de los locales, los de Mancini vieron como el Stoke marcaba uno de los goles del año, en el que el balón fue de una portería a otra sin tocar el césped.

El portero bosnio Asmir Begovic hizo un saque al puro estilo inglés, hasta las inmediaciones del área contraria, donde el centrocampista del Stoke Jermaine Pennant tocó de cabeza para que Crouch controlara el balón con un toque en el aire y disparara de volea.

La salida de Tévez al campo no pudo cambiar la dinámica de un partido que se le había hecho cuesta arriba al City desde el principio, y solo un disparo de Toruré Yaya desde treinta metros, desviado por un contrario, logró igualar el marcador.

Tampoco vivió su mejor duelo el Chelsea. En un partido gris, en el que primó el respeto por el rival y la precaución defensiva, los Azules empataron sin goles con el Tottenham. El club de lo alto de la tabla que salió mejor parado ayer fue el Arsenal, que superó al Aston Villa 3-0.

Los goles del español Mikel Arteta y los ingleses Kieran Gibbs y Theo Walcott hicieron innecesario que el holandés Robin Van Persie, máximo goleador de la Premier con 26 tantos, marcara. También se llevaron una alegría los seguidores del Wigan, que dieron la sorpresa de la jornada al imponerse al Liverpool en Anfield por 1-2. El gol del uruguayo Luis Suárez no fue suficiente para neutralizar los tantos de los escoceses Gary Caldwell y Shaun Maloney, que sirven al Wigan para abandonar el último puesto de la tabla y sumar un total de 25 puntos, a uno de la salvación.