•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Para el Ferreti clasificar a la cuadrangular del Clausura ya no es un dolor de cabeza, con veinte puntos y segundo en la tabla, nadie podrá sacarlo entre los cuatro primeros del torneo. Con ese tema resuelto, lo que parece debe preocupar a los capitalinos es pensar en cómo ir resolviendo al club más difícil de vencer, Real Estelí, si es que pretende repetir la final y ahora sí quedarse con el título, algo que no ha podido repetir desde que lo logró José Valladares.

Esta noche (7:00 p.m.), en el Estadio Nacional de la UNAN-Managua, será el escenario en el que Estelí (ya sin el invicto), ponga de nuevo a prueba a los rojinegros, pensando en que los dos se verán las caras  en la cuadrangular. Los norteños vienen de patinar contra Diriangén, su acérrimo rival que gozó como nunca el haberle propinado el primer revés del torneo a los rojiblancos. Sin embargo, en el campamento de los estelianos están claros que fue un partido para el olvido, de esos que no les salió nada bien.

En tanto, Ferreti también viene de una derrota ante Managua F.C., en un duelo disputado entre los equipos capitalinos de más rivalidad.

Los pupilos de Henry Urbina todavía no recuperan a Darwin Ramírez, quien extrañamente fue suspendido por tres fechas tras la expulsión con los Caciques del Diriangén. E insisto extrañamente, porque fue Juan Carlos Urbina –recibió la supuesta falta– el que se burló a más no poder de la decisión del árbitro del partido.