•  |
  •  |

Después de esa aparición fugaz en el juego inaugural que los Medias Rojas perdieron en Detroit 3 por 2 el jueves, Vicente Padilla no había podido dormir.

Solo enfrentó a tres bateadores como reemplazo de John Lester en el octavo inning y el marcador en contra 0-1. Su misión era mantener a los Tigres al alcance con el turno del noveno pendiente para Boston, pero el primer adversario, Austin Jackson, le conectó un triple sin outs por culpa del fildeo confuso de Ryan Sweeney en el rincón del jardín derecho. El pinolero dominó a Brennan Boesch con el cuadro adentro, y Valentine le ordenó bolear a Miguel Cabrera. Lo retiró, y el zurdo Franklin Morales no pudo evitar el flay de sacrificio a la zona corta del jardín central del también zurdo Prince Fielder, y Detroit amplió 2-0.

Reaccionando a tiempo, Boston empató el juego 2-2 contra José Valverde en el noveno, y casi toma ventaja, pero en el cierre, Mark Melancon y Alfredo Aceves se hundieron, perdiendo los Medias Rojas 3-2, con su bullpen en escombros, y gritando ¿dónde estás Jonathan Papelbon?, salvador del primer juego de los Filis en beneficio de Roy Halladay, ese mismo día.

El sábado, los Tigres le arrancaron el brazo a Josh Beckett disparando cinco jonrones, dos de Cabrera, dos de Fielder y uno de Avila, imponiéndose 10-0 con pitcheo de cinco brazos. Frente al derrumbe, Valentine no necesitó de su bullpen. El abridor del domingo, Clay Buchholz, se derritió dramáticamente en una hoguera de cuatro entradas, durante las cuales la fogosidad de los Tigres fabricó siete carreras, neutralizando una ofensiva similar de Boston contra Mark Scherzer. Con el marcador 7-7, Valentine envió a Padilla a la trinchera.

Segunda oportunidad de mostrarse de cuerpo entero en tres juegos, en un juego que los bateadores estaban convirtiendo en un volcán rugiendo. Vicente liquidó a Delmon Young, Alex Avila y Johnny Peralta, este último por la vía del ponche, dibujando el cero del quinto inning, mientras Boston se adelantaba con dos carreras en el inicio del sexto. Hit abridor de Andy Dirks, no alteró a Vicente que ponchó consecutivamente a Ryan Radburn, Austin Jackson y Brennan Boesch, para su segundo cero. Cabrera y Fielder fueron sujetados por el cuello para los dos primeros outs del séptimo, y Delmon Young consiguió un hit dentro del cuadro, antes que Avila entregara el tercer out bateando por segunda. Tres innings, tres ceros y Boston arriba 9-7. Ahí estaba Vicente caminando hacia su primera victoria desde el rol de parador.

En el octavo, con siete lanzamientos, sacó out a Peralta, Dirks y Radburn, y en el cierre del noveno, cuando los Medias Rojas habían agregado su décima carrera como factor de seguridad, entró Alfredo Aceves y ardió Troya. Miguel Cabrera se voló la cerca con dos a bordo y empató el juego 10-10 sacando a Padilla de la decisión. Boston volvió a tomar las riendas del juego con dos carreras en el inicio del inning 11, pero en el cierre, un jonrón de dos carreras de Alex Avila culminó un ataque de tres carreras contra Mark Melancon, y los Medias Rojas salieron barridos de Detroit al caer 13 por 12, con su pitcheo de remate hecho astillas.

Pronto, Vicente será el cerrador. Pueden estar seguros.

dplay@ibw.com.ni