•  |
  •  |

Manchester United ganó sin angustias al QPR con marcador de 2-0 y puso tierra de por medio con sus vecinos del Manchester City, impotentes ante un Arsenal que les remató en los minutos finales con un gol del español Mikel Arteta 1-0.

A seis jornadas para el final de la liga inglesa, el United, líderes del torneo, han establecido una distancia de ocho puntos con los “citizens” que se antoja casi insalvable para un cuadro que parece haber olvidado el fútbol alegre y preciso que les llevó a liderar la Premier durante buena parte de la temporada.

El internacional inglés Wayne Rooney sumó su tanto número 22 en liga con un penalti controvertido al cuarto de hora del encuentro. Ashley Young partía de una posición antirreglamentaria para encarar al guardameta Patrick Kenny, pero eso no impidió que el colegiado señalara la pena máxima y expulsara al defensa Shaun Derry cuando el inglés cayó derribado en el área.

El resto del partido, 75 minutos con un hombre menos, resultó un ‘Vía Crucis’ para el QPR, que pudo salir peor parado de Old Trafford.

Los locales se hicieron cargo del balón hasta que el veterano Paul Scholes, con 37 años y de vuelta de su anunciado retiro del fútbol, apuntaló el marcador a 23 minutos para el final con un disparo desde la distancia que Kenny no supo anticipar.

El marcador en Manchester resultó una losa demasiado pesada para los jugadores del City, que llegaban a Londres con la obligación de cosechar tres puntos si no querían dejarse en Londres gran parte de sus opciones para disputar el título en lo que queda de campeonato.

Así las cosas, fue el francés Samir Nasri quien tomó la responsabilidad de hacer frente desde la medular a sus excompañeros del Arsenal. El juego de los de Mancini, sin embargo, parecía atascado, con el “Kun” impotente para superar a los defensas que había plantado Arsène Wegner al borde del área y con el italiano Mario Balotelli inspirado solo en momentos puntuales.

El español Mikel Arteta, que había desplegado de forma brillante el juego de los “gunners” desde el centro del campo, puso la puntilla a los visitantes a tres minutos para el noventa.