•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La plantilla del Real Madrid regresó a los entrenamientos con una sesión a puerta cerrada en la ciudad deportiva de Valdebebas, en la que intentó olvidar el empate cedido anoche ante el Valencia en el estadio Santiago Bernabéu y poner la mente en el derbi madrileño del próximo miércoles.

No hay tiempo para lamentarse. Horas después de ver reducida a cuatro puntos la ventaja sobre el Barcelona por empatar sin goles ante el Valencia, la plantilla madridista se ejercitó en una sesión de recuperación para los titulares.

La novedad del entrenamiento fue el regreso de Sergio Ramos. El defensa andaluz fue la gran ausencia madridista, por sanción, ante el Valencia y tuvo permiso de unos días que aprovechó para viajar a Losail (Catar) donde presenció las series de calificación del inicio del campeonato del mundo de motociclismo.

Al tener partido el miércoles, ante el Atlético de Madrid, y sábado frente al Sporting de Gijón, el plan de trabajo de la semana de Mourinho está condicionado y con vistas a la recuperación de los titulares.

En el estadio Vicente Calderón no se esperan más de tres cambios del técnico portugués, con la entrada de Ramos en el centro de la defensa, la posible sustitución del argentino Gonzalo Higuaín con Ángel Di María, Kaká y José Callejón como aspirantes al puesto y la entrada de Fabio Coentrao por Marcelo en el lateral.

Los tres jugadores apercibidos de sanción por acumulación de tarjetas, Cristiano Ronaldo, Xabi Alonso y Fabio Coentrao, no fueron amonestados ante el Valencia. De ellos solo el lateral portugués no jugó y gana opciones de titularidad para el derbi madrileño.

La enfermería madridista ya está vacía con el reingreso en el grupo de los últimos lesionados, el francés 'Lass' Diarra y el portugués Ricardo Carvalho. Mañana, tras el entrenamiento, Mourinho tendrá que realizar los primeros descartes por decisión técnica para confeccionar una lista de 18 convocados.