•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Después de una jornada 14 intensa, ocurrió lo que ya se esperaba, Real Madriz quedó fuera del fútbol de Primera División por ser el último de la tabla general tras la goleada 3-0 sufrida ante Diriangén. Los somoteños terminaron con cinco derrotas en los últimos seis juegos, y por mucho que intentaron salvar la plaza que los mantuvo en el primer nivel por 14 años, no pudieron hacer nada.

Pero en Somoto piden justicia por la protesta que introdujeron desde el 20 de marzo, en la que demostraban que el jugador Alexis Hernández de Ocotal estaba jugando en otra liga en Estelí, y debía aplicarse la respectiva sanción. Según el comunicado que envió la directiva de Somoto, quedó demostrada la anomalía, tanto así que el jugador en cuestión fue sancionado por Fenifut por seis meses de suspensión y una multa de dos mil córdobas, pero a su juicio no es la rigurosidad que ameritaba el caso.

Expresa el comunicado, “No obstante, el Deportivo Ocotal continuó violando flagrantemente las bases de competencia, pues siguió alineando al referido jugador en dos partidos más (contra Chinandega y contra Diriangén), lo que significa pérdida de esos juegos, pues después de la protesta del Real Madriz, debidamente fundamentada, está claro que no podía jugar”.

Y agregan los dirigentes somoteños, que “lo insólito y hasta sospechoso es que Fenifut, que debió pronunciarse inmediatamente después de la protesta, no lo hizo 8 días después de presentarse en tiempo y forma, propiciando a que se siga burlando el reglamento con la utilización de un jugador suspendido por 6 meses, afectando a los equipos rivales”.

En Madriz están claros que el descenso es un hecho, pero solicitan a Fenifut la aplicación del Código Disciplinario, y no dejen pasar este caso que quedó demostrado y aún así no se aplicó la sanción adecuada al reglamento.