•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El leonés Eduardo Romero ha cumplido muchas metas en su vida… En lo deportivo, es uno de los mejores fildeadores de nuestra pelota, ha celebrado cuatro títulos nacionales, vestido orgullosamente el uniforme de la Selección Nacional de béisbol en nueve ocasiones, y ahora le dará lustre a su título de licenciado en Derecho, profesión a la que se dedicará por entero.

Este domingo, en el doble partido entre los equipos Rivas y León en el estadio “Héroes y Mártires de Septiembre”, la directiva metropolitana le brindará un homenaje, en lo que será su retiro activo de la pelota.

No busquen a Romero entre los recordistas, a duras penas compartió dos lideratos de sacrificios (10 en 2002 y 7 en 2006), y uno de ponches (26) en 2006, en su carrera de 15 años en la pelota pinolera. Su virtud radica en su defensa, brazo, velocidad, buen tacto y excelente persona.

Es pelotero de buen promedio. En la Primera División batea .291, conectando 682 hits en 2342 turnos al bate a lo largo de 719 partidos. Anota 375 carreras y empuja 340, mientras batea 32 jonrones, jugando para el León, Bóer, Chinandega y Estelí.

Debutó con la Selección Nacional en los Juegos Panamericanos de Winnipeg, Canadá 1999, como jardinero izquierdo, y una vez que Ramón Padilla terminó su ciclo con el equipo nacional en 2001, se le ubicó en la pradera derecha. Estuvo en los Mundiales de 2001, 2003 y 2005, formó parte del espectacular equipo que en los Panamericanos de 2003 obtuvo el cuarto lugar. Ahí conectó su primer jonrón internacional contra Bahamas.

Después del Mundial de Holanda en 2005, Romero reapareció en 2010 en el Premundial de Puerto Rico, siendo su última representación nacional.

Con la Selección bateó para .239 en 44 partidos de fases clasicatorias, con 37 hits en 155 turnos al bate. Anotó 21 carreras e impulsó 22. Recibió 17 bases y se ponchó 20 veces. En su haber están tres jonrones, el de Bahamas, uno a Panamá en el Preolímpico de 2003 y otro a Canadá en el Premundial de 2010.

En la Profesional batea .240 (188-782), pero ha disfrutado la conquista de cuatro títulos, dos con León y dos con el Bóer.

Todos le dicen “doctor”, porque combinó el béisbol con sus estudios de Derecho, y ahora estará dedicado por entero a esta profesión. Suerte.