• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Por ahora, los Cardenales no extrañan a Alberto Pujols, pero la temporada apenas está tratando de entrar en calor. Todavía nada es cierto, excepto que los Padres de San Diego y los Piratas de Pittsburgh no serían favoritos para imponerse en el Pomares. Todo lo demás, no tiene diagnóstico preciso, ni siquiera el futuro de Pujols, quien el año pasado, por vez primera desde su ruidoso debut en 2001, no impulsó 100 o más carreras, ni terminó sobre los 300 puntos. No fue un derrumbe. Sus 99 remolques y 299 de average, tienen un gran significado en cualquier otro bateador, aunque no es suficiente para quien firmó por 10 años y 240 millones de dólares.

Los Angelinos, que hicieron la inversión estremeciendo Wall Street, hubieran querido verlo despegar como el “Concorde”, pero tienen sus expectativas contenidas, atentos al estallido. Con balance de 3-6, ellos necesitan el mejor Pujols para poder impedir que los Rangers, actualmente con 8-2, el mejor registro de la Liga Americana, solo superado por el 9-1 de los llamativos Dodgers, vuelvan a dominar el sector oeste. De ocurrir eso, Pujols podría ser la garantía de un boleto como “comodín”.

El año pasado, con Pujols limitado a 150 puntos en los primeros 10 juegos, los Cardenales que finalmente avanzaron a los Play Offs aprovechando la debacle de Atlanta, y le ganaron la Serie Mundial a Texas, presentaban balance de 4 triunfos y 6 reveses, en tanto ahora, sin Pujols, ganan 7 y pierden 3. Esa solo es una primera señal, nada definitivo, y lo entienden los Angelinos con 3-6, mientras Pujols, quien aún no dispara su primer jonrón, está limitado a 243 de porcentaje, casi 100 puntos más que en el mismo trayecto durante 2011.

Los Medias Rojas que arrancaron perdiendo 10 de sus primeros 12 juegos el año pasado, parecían tener la clasificación a los Play Offs en el bolsillo a la altura del 15 de septiembre, pero completaron un desplome escalofriante. Así que ahora, con 4-6 después de perder 1-0 frente a Tampa, sometidos por el pitcheo amordazante de James Shields, no deben estar preocupados. Sobre todo, porque sus abridores experimentales Felix Doubront y Daniel Bard, han respondido, y Vicente Padilla da la impresión de ser “el parador”, capaz de evitar que malos momentos en los innings centrales, se prolonguen.

Los Dodgers están impactando con su pitcheo abridor, y con la explosividad de Matt Kemp, quien se aproximó a la triple corona el año pasado, y puede lograrla este año terminando con una larguísima sequía, han ganado 9 juegos perdiendo solo uno. Kemp es dueño de 9 lideratos ofensivos en un alarde de rendimiento sembrando pánico, en tanto en pitcheo, aunque se fue Kuroda, el derecho Chad Bilingsley está en plan de retar a Clayton Kershaw, el ganador del Cy Young 2011, con dos triunfos y 0.63 en efectividad.

Es muy temprano todavía, pero todo esto tiene significado. Ah, sí Boston hubiese ganado uno de los 10 juegos que perdió en el inicio de 2011, podría haber estado en los Play Offs, no viéndolos por televisión. Así es esto.

dplay@ibw.com.ni