•   Santiago de Chile, Chile  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobierno chileno prohibió que las barras bravas de los equipos de fútbol ingresen los característicos bombos que utilizan para alentar sus colores en los partidos de los torneos de primera y segunda división, una medida criticada por las hinchadas y los futbolistas.

La resolución, que sorprendió a las barras bravas del fútbol criollo, está incluida en un plan del gobierno denominado "Estadio Seguro" que busca acabar con la violencia en los partidos de fútbol y que además prohíbe el ingreso de otros instrumentos musicales, lienzos y petardos.

"La norma es muy clara: No pueden entrar bombos ni instrumentos", dijo Cristián Barra, jefe del denominado Plan Seguro, a medios locales.

Según Barra, el uso del bombo "incita a la violencia" cuando las hinchadas alientan a sus equipos durante los partidos.

El hecho ha sido criticado por las barras bravas y por los propios futbolistas de los clubes, quienes dicen que extrañarán los bombos y temen una baja de asistencia a los estadios debido a las restricciones.

"Se extraña el bombo. Yo, al menos, fui nacido y criado en el fútbol escuchando un bombo y que hoy no esté se echa de menos", dijo el defensa y capitán de Universidad de Chile, José Rojas, en conferencia de prensa.

"Es una medida muy absurda, no influye absolutamente en nada en la violencia y está todo el plantel de acuerdo en eso", sostuvo en tanto el volante Marcelo Díaz.

La medida alcanzó a la emblemática 'bandita' del club Magallanes, un grupo de hinchas, en su mayoría mayores de 50 años, quienes por décadas han alentado con sus instrumentos musicales a su equipo y que fueron vetados el domingo del último encuentro de su club ante Santiago Morning, por la segunda división.

"Yo pertenezco a la bandita de Magallanes desde 1980, nos quedamos estupefactos cuando no nos dejaron entrar", dijo uno de los miembros de esta barra, que realizó una protesta en contra de la medida con bombos, platillos y trompetas, el lunes en el centro de Santiago.