•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Levanten sus manos quienes no se sintieron fragmentados por un estallido de frustración cuando Vicente Padilla fue bateado bruscamente por Rangers y Yanquis, en relevos consecutivos los días 17 y 21 de abril. ¡Diablos, tan creyentes como hemos sido en su brazo derecho, nuestro optimismo fue deshilachado! Súbitamente, estábamos girando frenéticamente en un embudo buscando el centro de la Tierra.

Ese 9.82 era un promedio de inefectividad después de dos y cinco carreras en faenas de un inning y de solo un tercio, con par de jonrones, uno en cada juego. Previamente, Vicente había lucido bien en sus tres primeros relevos, incluyendo uno largo de cuatro entradas con cuatro ponches contra los Tigres.

Ciertamente, llegamos a temer que Padilla terminara rápido con la paciencia y las expectativas de la aturdida gerencia de Boston, que buscaba pítcheres como el tesoro del Conde de Montecristo. Pero Vicente, frío, pensante, confiado, comenzó a dominar en un enderezamiento llamativo, y ahí lo tenemos, permitiendo solo una carrera limpia en sus últimos ocho relevos, con 1.17 en efectividad a lo largo de 7.2 episodios desde el 25 de abril.

Ninguno de los 11 corredores que le han “heredado”, ha logrado anotar, y en dos ocasiones ha resuelto complicaciones con las bases llenas. El tenebroso 9.82 lo ha modificado durante ese enderezamiento a 5.40, recuperando la confianza del mánager Valentine, permanentemente preocupado con su pitcheo.

A esta altura, por cumplir 35 años según el informe de las Ligas Mayores, Vicente ha conseguido la madurez deseada, lo que le permite manejar mejor su repertorio, incluyendo ese pitcheo en cámara lenta que es la “ephus”. Su recta no tiene la aceleración que fue vista con los Cascabeles, Filis y Rangers, cuando se creía ser el nuevo “Indiana Jones”, pero su control ha mejorado considerablemente. De aquel promedio de casi tres bases por bolas por juego, este año ha cedido cuatro en sus 13 relevos, recorriendo 15 entradas.

Los que seguimos sus huellas, estamos nuevamente entusiasmados.

dplay@ibw.com.ni