•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Fueron dos minutos apenas, pero para los Lakers eso fue una eternidad, y quizás su fin en los Play Offs después de ese amargo revés 77-75. Ahora están 0-2 frente al Thunder de Oklahoma, y aunque la serie se traslada a Los Ángeles, su futuro intenta atravesar por las tinieblas. Al mismo tiempo, los Celtics de Boston tomaron ventaja por 2-1 sobre los Sixers de Filadelfia, edificando una clara victoria 107-91, con 27 puntos y 13 rebotes de Kevin Garnett, agregando 23 puntos y 14 asistencias de Rajon Rondo, destructiva combinación.

Faltando esos dos minutos --muchas veces un mundo en baloncesto--, los Lakers, que fueron atropellados en el primer juego, triunfaban 75-68 en ruta hacia una nivelación con una filtrada y canasta de Andrew Bynum. ¿Qué había pasado con el furor de Kevint Durant y Rusell Westbrook, finalmente limitados a 27 y 15 puntos? Hasta ese momento, Kobe con 20 puntos, tampoco había entrado en calor y el avance del reloj era enloquecedor.

La aparición de James Harden fue relampagueante, y sus dos puntos acercaron al Thunder 75-70, y un remate dunkeado de Durant aplicó otro recorte 75-72 con 1.45 minutos pendientes, y los Lakers raramente “congelados”. De pronto, los nervios. Harden, Kobe y Durant fallan intentos, y faltando 54 segundos, Harden estrecha la distancia 75-74. Un Kobe confuso, intenta y no concreta un tiro de 3 puntos, se produce un robo de pelota, contraofensiva y dos de Durant para colocar adelante al Thunder 76-75 a sólo 19 segundos de la caída del telón.

Todo fue macabro para los Lakers. Steve Blake falla un disparo largo y Metta World Peace comete un foul que le permite a Durant acertar uno de dos intentos para sellar el 77-75, dejando abierta una interrogante: ¿Podrán salir del hoyo estos Lakers tan bajos de voltaje? Se ve difícil, muy difícil, porque Oklahoma podría no ofrecer tantas facilidades, aún jugando como visitante.