•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Cuando los Celtics despertaron esta mañana, Lebron James todavía estaba ahí, acertando desde diferentes ángulos y distancias, atrapando rebotes, iniciando contraofensivas, apretando su marcaje. “El Monstruo” James, con 32 puntos, 13 rebotes, 3 asistencias y 3 bloqueos, impulsó al Heat hacia una victoria por 93-79, después de un fuerte abrazo 46-46 a la mitad de la batalla.

Arrancó el Heat con ventaja de 21-11 en el primer cuarto, moviéndose con rapidez y precisión y consiguiendo filtrarse con cierta facilidad, pero la respuesta de los Celtics marcando 35 puntos en el segundo cuarto y forzando el equilibrio 46-46, con Garnett, Pierce y Rondo, abriendo brechas teas encendidas en mano, obligó a la multitud a meter su entusiasmo en remojo y mostrarse preocupada, recordando que el equipo de Boston fue capaz de ganarle tres veces al Heat en cuatro juegos durante la temporada.

Sin embargo, el Heat se volcó en el tercer período imponiéndose 26-15 y estableciendo una diferencia de 11, con Wade dinámico y tridimensional en su panorámica como lo demostró con el larguísimo pase atravesando toda la cancha, hasta descender en las manos de Lebrón para un doble, permitiendo entrar al último cuarto 72-61.

Era importante no ceder un centímetro, y el Heat lo logró alargando la distancia a 19 puntos (80-61) en los primeros minutos contra desgaste. No hubo forma que los Celtics arremetieran. Garnett fue reducido a 5 puntos y Rondo a 6 con Pierce sin marcar, mientras el Heat ampliaba en 3 puntos su ventaja, con Bosh en primera fila, ovacionando al no poder jugar por la lesión sufrida.