•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Falló Dwayne Wade el intento de triple en el último grito del drama, que arrebataba el juego a los Celtics, y el Heat cayó 93-91 en tiempo extra. Ahora la serie que regresa a Miami, está equilibrada 2-2 con el suspenso embotellado.

Lamentablemente, después de haber forzado “a lo Jordan” ese milagroso empate 89-89, acertando un disparo de tres puntos inyectado de sangre fría, enviando el desenlace del juego a la extensión de la angustia, LeBrón flaqueó en el inicio del alargue malogrando dos excelentes posibilidades de quebrar el empate, y finalmente salió del escenario al cometer su sexto faul con 1.51 minutos pendientes.

Un doble de Rondo, volteando el 91-90, dos rebotes oportunos de Pietrus “amputando” las esperanzas del Heat, y un libre de Rondo, sellaron el 93-91, evitando lo que hubiera sido un hundimiento para los Celtics, que llegaron a tener ventaja de 18 puntos 58-40 en el segundo período.

Con James y Pierce marcando 12 puntos en cada lado, y Rondo manejando los hilos con la maestría de un Director de Orquesta, los Celtics tomaron ventaja por 34-23 en el primer cuarto. Agregar tres puntos de ventaja a los once acumulados, hizo que viéramos a los Celtics muy firmes 61-47, con James reducido a 7 puntos para sumar 19, y Pierce limitado a 6, llegando a 18, en tanto Rondo continuaba determinando qué hacer y cómo hacerlo.

El Heat regresó con las baterías recargadas y mejores proyecciones ofensivas en el tercer cuarto en busca de recortar la distancia de 14, y lo lograron sujetando a Pierce en solo dos puntos, estrechando la diferencia 73-68, con la preocupación zigzagueando las tribunas.

Luego, el cierre de juego fue un vértigo de espanto con el 89-89 forzado por el triple de LeBron, enviando el desenlace a tiempo extra. Fue juego salvado para Rondo y Petrius con Pierce en el banco por seis faltas.

 

dplay@ibw.com.ni