•   La Habana, Cuba  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Cuba acusó este lunes a Estados Unidos de promover "el robo de talentos" que desangra a su béisbol, luego de que las autoridades dominicanas detectaran una red dedicada supuestamente a sacar a peloteros desde la isla para buscarles contratos en las Grandes Ligas.

"El hecho no es nuevo, persiste la idea de flagelar, de atacar al béisbol cubano" y "lo sucedido (en República Dominicana) solo viene a confirmar que se mantiene el acoso, el robo de talentos y el ataque a nuestra pelota (béisbol)", señaló el diario oficial Granma.

La semana pasada, medios dominicanos informaron que las autoridades de ese país habían detenido a siete miembros de una red dedicada supuestamente al "tráfico" de beisbolistas cubanos, a quienes sacaban ilegalmente desde la isla hacia República Dominicana y luego les buscaban contratos en las Grandes Ligas, consiguiendo suculentas comisiones.

Los miembros de la red, incluidos tres cubanos, salieron poco después en libertad bajo fianza, según la prensa dominicana.

"Son los mercaderes que se aprovechan de una línea que, aupada, tolerada y promocionada desde Estados Unidos, favorece estos hechos delictivos de tráfico de personas, amparados por demás en legislaciones imperiales como la Ley de Ajuste Cubano", dijo Granma.

Cuba, dueña de tres títulos olímpicos y 25 mundiales de béisbol, ha perdido por deserciones a centenares de beisbolistas, muchos de los cuales han triunfado luego en las Grandes Ligas, como Alexei Ramírez, Orlando 'Duke' Hernández, Kendry Morales y Yoennis Céspedes, entre otros.

Las deserciones son la causa fundamental del bajón sufrido por el béisbol cubano, que en 2007 y 2009 perdió las coronas mundiales y en Pekín-2008 cedió el título olímpico, según expertos locales.

Cuba planteó el tema del "robo de talentos" al presidente de la Federación Internacional de Béisbol, Ricardo Fraccari, en su visita a la isla en enero.

La Ley de Ajuste Cubano de 1966, considerada por La Habana un estímulo al éxodo ilegal, otorga asilo a los cubanos que tocan territorio estadounidense. Ambos países carecen de relaciones diplomáticas desde hace medio siglo.