•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Selección nacional de fúbol que enfrentó a Puerto Rico en la isla, mostró cierto progreso sobre todo en lo táctico, debido a que en este par de encuentros mostró tres maneras de jugar que indican que los muchachos han aprendido lo que es la disciplina táctica, cumpliendo férreamente lo diseñado por el estratega español Enrique Llena.

En la derrota 3-1 del primer duelo, el equipo de entrada salió a buscar el resultado, esto fue producto de los resultados obtenidos en casa en el mes de febrero, pero sus pretensiones rebotaron de inmediato ante un equipo mejor parado y con las ideas más claras. El 4-4-2 fue bruscamente anulado y el cuadro boricua embolsó a los muchachos en su terreno al grado que apenas pudo tirar dos veces al marco.

En el partido del domingo, el técnico fue demasiado conservador y dio la impresión de que salió a la cancha a buscar el empate sin goles, para ello usó el 4-5-1, que logró tapar las salidas por los costados de los boricuas, acción y esquema que mantuvo en cero la pizarra, fue hasta en el minuto 60 que se rompió el embrujo. Este marcador mostró la otra cara del equipo nacional.

Los cambios se dieron hasta en el minuto 70, Llena sacó a un lateral ofensivo Josué Quijano, por un central de marca Donald Parrales y cambió totalmente el diseño, ya que se paró con 3-4-3. Entraron Marcos Méndez, Juan Barrera, Axel Villanueva, y Eulises Pavón, esto transformó al equipo que sin reservas ni temor se lanzó en busca del arco contrario donde apareció el juvenil delantero diriambino.

Resultado aparte, hay que destacar que pese a las circunstancias adversas, los muchachos siempre mantuvieron el orden, la concentración y la disciplina. Donde se debe trabajar con urgencia es en buscar a lo inmediato un volante de creación que le ayude a Barrera en la distribución de balones.