•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevoherald.com

Se equivocaron los que creyeron que la serie contra los Celtics terminaba temprano, al igual que los que pensaron que el equipo de Boston estaba acabado, en especial después del segundo juego en Miami, por el simple hecho de contar en sus filas con tres veteranos.

Olvidaron que esos mismos veteranos les ganaron tres de los cuatro juegos de la temporada regular a Miami, olvidaron lo que tuvo que sufrir el Heat para derrotarlos en los pasados playoffs aun con Rajon Rondo lesionado, y principalmente, olvidaron que hace apenas cuatro años estos mismos Celtics disputaron dos finales de la NBA, ganando su último anillo, y hoy en el TD Banknorth Garden de Boston, buscan repetir.

Al “Monstruo Verde” le salió otra cabeza y ya no solo cuenta con tres grandes jugadores en Kevin Garnett, Paul Pierce y Ray Allen, ahora presumen de un Rajon Rondo, que le da toda la energía necesaria para mantenerse activo.

Rondo ha sido el hombre grande de Boston en estos playoffs, no solo por su gran cantidad de puntos (17.4), sus asistencias (11.9) y su buena defensa, sino con esa extraordinaria visión de juego que marca la diferencia entre el triunfo y el fracaso.

Garnett sigue jugando con gran intensidad, la cual le permite brillar en ambos lados de la cancha ( 19.5 puntos y 10.8 rebotes), convirtiéndose en la otra pieza clave del equipo, que poco a poco ha recuperado las mejores versiones de Ray Allen (10.3) y Paul Pierce (19.4) para la postemporada, después de arrastrar problemas físicos.

Con la lesión de Chris Bosh, el Heat perdió a uno de sus tres grandes y toda la responsabilidad se repartió entre los hombros de Dwyane Wade (20.8) y LeBron James (32.3 y 9.3), quienes a pesar de ser mejores, juegan en desventaja (4 contra 2).

A pesar de tener de vuelta al ala-pívot Chris Bosh, que marcó 9 puntos en 14 minutos, los Heat mostraron el mismo defecto de siempre, no tienen más encestadores seguros que el alero LeBron James y Wade.

Una vez más les faltó el sexto jugador que pudiera sorprender, lo que hizo que el doble-doble de 30 puntos y 13 rebotes de James no fuese suficiente a la hora de conseguir la victoria. Perdieron 90-94 quedando 2-3 en la serie.

Wade consiguió 27 puntos y fueron los dos únicos jugadores de los Heat que tuvieron dobles dígitos, aunque ninguno de ellos anotó los tantos decisivos.

Bosh se lesionó cuando se encontraba en un gran nivel como centro, y el Heat sin un hombre grande no la ha pasado bien.

“Nos gustaría más que jugara de cinco, pero estará donde se le necesite”, comentó el entrenador de Miami, Erik Spoelstra. “Él ha estado concentrado y listo por si puede salir”.

Miami ha podido comprobar lo difícil que son los playoffs, y sin dudas lo necesita. Si Bosh regresa a su nivel crecen las opciones del Heat de derrotar a los peligrosos Celtics y llegar a la final.