•   Oklahoma / EU  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Hay nuevo campeón de la Conferencia Oeste, el Oklahoma City Thunder. La franquicia del Thunder avanzó a sus primeras Finales NBA desde que se mudaron a Oklahoma City y desde que en 1996 eran los SuperSonics de Seattle.

Oklahoma remontó en dos períodos una desventaja de 18 puntos, para vencer 107-99 a los San Antonio Spurs y avanzar a la serie por el título de la NBA en seis partidos.

Kevin Durant anotó 34 puntos y 13 rebotes para un Thunder en el que cuatro de sus jugadores, incluidos tres titulares, marcaron dobles dígitos ofensivos.

El Thunder alargó el invicto en casa esta postemporada a ocho partidos y coronó una remontada en la serie con cuatro victorias consecutivas. Para San Antonio fue la segunda vez en esta década que pierde una ventaja de dos partidos en una serie a ganar cuatro para quedar eliminados en los play offs.

Oklahoma City arrancó como trueno la segunda mitad y orquestó un rally de 11-2 en menos de cinco minutos en el tercer período para rebajar una desventaja que llegó a ser de 18 puntos en la primera parte, a seis (65-59).

A partir de ahí, el Thunder se adueñó de un duelo que parecía perdido desde el período inicial. Tony Parker, quien había anotado 21 puntos y 10 asistencias en los primeros dos cuartos, desapareció casi por completo. Solo anotó otras ocho unidades y dos asistencias más.

Tim Duncan enseñó que el tiempo ha pasado y fue incapaz de soportar el ritmo durante los 48 minutos. En los primeros 24 anotó 13 unidades; en los siguientes 24, otras 12.

Y el argentino Manu Ginóbili tuvo muchos problemas durante todo el juego para poder cargar con sus Spurs, como sucedió en el quinto partido en San Antonio, cuando anotó 34 unidades. Ginobili salió con 10 puntos y solo una asistencia.

En cambio, Durant, el nuevo “jugador clutch” de la NBA, prendió todos sus motores en la segunda parte y ya nunca volteó para atrás.

Durant anotó 34 puntos, incluidos 20 en la segunda parte, y tuvo 14 rebotes. Pero lo más importante es que hizo las canastas importantes cuando debería hacerlas ante una Cheasepake Arena repleta hasta el último asiento que parecía se derrumbaba del ruido estremecedor en los dos períodos finales.