•  |
  •  |
  • END

Aún cansados por la travesía de viajar el mismo día, desde Montreal a Nicaragua, el Real Estelí arribó al país con sus jugadores convencidos de poder cambiar la historia después que perdieran 1-0 ante el Impacto de Montreal, en el primer partido en la Liga de Campeones de la Concacaf, efectuado este miércoles en el Estadio Saputo, en Canadá.

“No son superiores a nosotros como se creía. Demostramos en la cancha que se le podía sacar el empate y la victoria pero nos faltó suerte. Sin contar el error, que nadie lo quiere cometer… Todos animamos a Sergio Iván Rodríguez porque sabemos que quería lo mejor para el equipo”, explicó Elmer Mejía, uno de los mejores jugadores del partido.

“Se vio que cuando tocamos el balón, los metimos en problemas y eso es lo que tenemos que hacer cuando nos enfrentemos en Honduras”, agregó el catracho.

Al igual que su técnico, Otoniel Olivas, los norteños reconocieron que en el primer tiempo hubo nerviosismo, sumado a lo mojado que estaba la cancha y que provocó muchas imprecisiones en la entrega de balones, entre ellas la que antecedió el gol de Joey Gjertsen.

“No podemos considerar un fracaso este resultado, porque tenemos 90 minutos para cambiar el curso de la clasificación y después de este primer juego, sabemos que podemos ganar en Honduras el dos de septiembre. Solo hay que ajustar algunos errores”, dijo Carlos Mendieta, quien fue clave con un par de atajadas que mantuvieron con vida al Estelí.

Sin embargo, habrá algunos cambios, los que según Olivas serán necesarios para mejorar el control de balón en el duelo de vuelta en Comayagua para tratar de sacar el triunfo
Por ejemplo, con los resultados dio el ingreso de David Martínez en el segundo tiempo, es muy probable que sea el titular el martes, y aunque no está seguro, podría darse otro cambio en la defensa por Marvin Molina, quien no estuvo en uno de sus mejores duelos.

“Debemos arriesgar más, si queremos clasificar. Hay que trabajar con el mismo orden pero tenemos que adelantar la líneas y siempre agrupados al frente y hacia atrás para no darle espacio para que jueguen con balones adelante y arriba, el éxito del segundo tiempo fue eso, limitar ese juego”, dijo Olivas.

“Pero la clave es siempre tener una buena actitud en la cancha. De eso vamos a depender mucho pero creo, aunque sabemos que está a nuestro alcance el Impacto de Montreal, será un juego duro para nosotros. Además quiero ver cómo vamos a hacer nuestra una cancha como la de Comayagua, en la que igual que en Canadá, vamos como visitantes porque no es nuestro estadio”, concluyó el técnico.