•   Lviv, Ucrania  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Alemania y Portugal, dos de las mejores Selecciones de Europa, se miden hoy en su primer partido del temido Grupo B, en dos momentos anímicos opuestos: los lusos respiran tensión, mientras los alemanes esperan relajados.

Las críticas de dos importantes entrenadores lusos, Manuel José y Carlos Queiroz, al entorno de “circo” que rodea a la Selección de Cristiano Ronaldo provocaron revuelo en la localidad polaca de Opalenica, donde está concentrado el combinado portugués.

Tal fue el efecto que la Federación Portuguesa de Fútbol (FPF) intervino para calmar los efectos de la polémica proveniente de Lisboa. El seno de la concentración alemana, sin embargo, emite sensaciones contrarias a la ansiedad lusa. Sin embargo el seleccionador alemán, Joachim Löw, ha avisado del potencial luso: “Son uno de los mejores equipos del mundo en las transiciones para el ataque”, apuntó.

La ausencia de un delantero centro de garantías y la desconcentración defensiva son los principales reproches al juego de Portugal, que saldrá con su habitual 4-3-3. Con el extremo del United, Nani recuperado, el técnico Paulo Bento duda entre Miguel Veloso, del Génova, y Custodio, del Braga, como hombre de enganche entre la defensa y el centro.

Ronaldo cumplirá su 91 partido con la Selección, capitalizando el ataque luso. Enfrente, el alemán Mesut Ozil, compañero de Ronaldo en el Madrid, el delantero Mario Gómez y el medio Bastian Schweinsteiger, ambos del Bayern de Munich, son la referencia de los germanos, a cuya tradicional solidez se ha unido la irreverencia de la juventud.

De los ocho duelos oficiales disputados entre las dos Selecciones, Portugal acumula tres derrotas, tres empates y dos victorias lusas.