•   Poznan, Polonia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La selección croata, con dos goles de Mario Mandzukic y uno de Nikica Jelavic, superó a la irlandesa por 3-1 con excelentes momentos de juego y lidera el grupo C de la Eurocopa, con dos puntos más que España e Italia, que empataron a un gol.

Ambas selecciones exhibieron antagónicos estilos. La técnica y la clase croata superó con holgura al físico e ímpetu irlandés.

Los balcánicos firmaron soberbias fases de juego y llegaron a recordar a la mítica selección de Suker, Boban y Prosinescki de los años 90.

Croacia fue franca con su propuesta futbolística. Un 4-4-2 que privilegia la posesión y el buen trato del balón. Los cuatro medios croatas y sus dos delanteros impusieron su calidad técnica sobre los esforzados irlandeses.

El primer gol llegó al minuto 3. El lateral derecho Snra centró el balón, rebotó en la defensa rival y Mandzukic, delantero del Wolfsburgo alemán, cabeceó desde el punto de penalti en escorzo.

El empate irlandés vino de forma natural y esperada: en el saque de una falta. La defensa croata no midió bien y el central St.Ledger remató de cabeza para equilibrar la contienda al 19.

El empate se reveló ficticio con el paso de los minutos. Al filo del descanso (43), un grueso error del defensa Ward, que dio literalmente el balón al punta del Everton Jelavic cuando estaba fuera de juego, propició la merecida ventaja croata.

En el segundo tiempo, los jugadores de Slaven Bilic dispararon de nuevo y otra vez por Mandzukic, que culminó con un certero remate de cabeza una elaborada jugada de su equipo.

Con el botín del 1-3, Croacia se replegó y cedió el dominio del partido a Irlanda. Incapaz de tejer nada, la selección verde se dedicó a atacar con el corazón. En los últimos diez minutos, Irlanda dispuso su artillería áerea para recortar el resultado, aunque en vano.