•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un duelo Francia-Inglaterra supone la presencia de agitación sostenida contra vientos y mareas, posibilidades de gol en cada lado, suspenso espeso y mil encontradas emociones. No fue eso lo visto durante el empate 1-1 registrado a fuego lento con goles de Lescott por los ingleses al minuto 30, y respuesta de Nasri a los 39, ambos del Manchester City.

La fresca impresión dejada por Francia, con ese ataque cargado de recursos y voracidad, sobresaliendo el ímpetu de Benzema y la movilidad de Ribery, con Nasri y Malouda como apoyos, hizo pensar que prudentemente Inglaterra, con las ausencias de Rooney, Lampard, Cahill y Barry, se replegaría, apostando a las contraofensivas.

La temprana ocasión que no concretó Milner, recibiendo una excelente entrega de Ashley Yound, advirtió a los franceses, pero no inyectó de atrevimiento a los ingleses, plenamente conscientes de encontrarse en desventaja aunque sin amurallarse. Falto de punch, el equipo francés, de mejores maniobras y más hábil manejo de pelota, no supo sacar provecho de sus incursiones.

Lo pausado, favorecía a Inglaterra, que no encontró en Gerrard y en Terry, a los pilares que necesitaba como orientadores desde el medio y atrás. Por Francia el accionar de Nasri era lo más visible, mientras Diarra intentaba incorporarse en diferentes gestiones sin llegar a lograrlo. En el gol de Lescott aprovechando un largo envío de Gerrard, el esfuerzo de Diarra por arriba, quedó cortó, y Lloris fue superado.

En ciertos momentos, podía pensarse que los dos equipos se resignaban mansamente a un empate, sin preocuparse de la falta de expresión futbolística que de ellos se esperaba. No, esta Inglaterra nunca coronada en una Euro, no se ve un equipo con ambiciones, o no lo fue en su debut. Carece de chispa, algo tan necesario para conseguir ejercer presión. Apenas son las primeras imágenes y consecuentemente el diagnóstico no puede ser drástico. Entre los grandes, el cierre de Portugal y el duelo España-Italia, han sido lo mejor. Holanda fue decepcionante, y Alemania volvió a hacer lo justo para llevarse el botín. La Euro del 2012, todavía no comienza en serio.

dplay@ibw.com.ni